viernes, 27 de noviembre de 2015

Santos Facundo y Primitivo de Cea.

Arca relicario de los santos. Cea.
Santos Facundo y Primitivo, hermanos mártires. 27 de noviembre.


Lo que se sabe de ellos es totalmente legendario, y es que eran hijos de San Marcelo Centurión (30 de octubre). Marcelo, originario de Tánger, se había trasladado a lo que es hoy la ciudad española de León. Allí, durante las fiestas por el cumpleaños del emperador Maximiano, se negó a participar en los rituales del sacrificio, ya que era cristiano. Arrojó sus armas y se arrancó las insignias militares; ambos gestos fueron tomados como traición y fue juzgado, torturado y finalmente decapitado. Según estas actas legendarias, el secretario, San Casiano (3 de diciembre), declaró que también era cristiano, por lo que fue martirizado unas semanas después.

Una tradición muy posterior dice que Marcelo tuvo doce hijos, todos mártires: Claudio, Lupercio y Victorio de León (también 30 de octubre); Facundo y Primitivo, Emeterio y Celedonio de Calahorra (3 de marzo); Servando y Germán de Cádiz (23 de octubre) y Marcial, Fausto y Genaro de Córdoba (13 de octubre). Después de la conquista de Tánger, las reliquias de Marcelo fueron trasladados a León. Pero Sevilla y Jerez también afirman que conservan sus restos. Mientras Claudio, Lupercio y Victorio son los patronos de la abadía benedictina de San Claudio de Galicia. No hay que conocer mucho de santos para notar lo que ha pasado aquí: Se ha dotado de una “vida” a mártires separados, y venerados en distintas regiones, para darle más consistencia a esos cultos. Se les hace hermanos entre sí, y a su vez, Marcelo se parece más aún a Cristo, que también tiene doce "hijos" a su alrededor.

En el caso de Facundo y Primitivo, que también fueron decapitados, su “passio” fue redactada sobre el siglo X, con lo que históricamente no tiene ninguna validez, salvo para confirmar la antigüedad de la veneración de sus reliquias. La tradición dice sus cuerpos fueron enterrados por los fieles en el mismo lugar del martirio, junto a la ribera del río Cea. Allí se habrían mantenido escondidos hasta que los cristianos edificaron una iglesia en tiempos de San Constantino el Grande (21 de mayo). Pero en realidad la primera documentación es del año 652, con la deposición de algunas reliquias suyas en Guadix. En el 872, Alfonso III restaura y dedica a su memoria una basílica junto al río Cea, que dona a los benedictinos. En el 883 ocurre un saqueo por manos de los árabes, y se reconstruye entre los años 905 y 935. Esta basílica y monasterio dieron origen a la actual ciudad de Sahagún (nombre que proviene de Facundo). Las reliquias se veneran en medio del retablo mayor en un arca de plata. En cuanto al culto litúrgico, aparecen en el primer calendario de Córdoba (961), y en el siglo XIII ya aparecen como hijos de Marcelo, hecho que recoge y no discute ni Baronio.

Y en cuanto al santo patrón relacionado con la química, es San Alberto Magno (15 de noviembre), porque, entre otras disciplinas científicas y filosóficas, practicó la alquimia. Pero a este habrá que dedicarle otra entrada.




Fuentes:

-“Crónica General de España”. Tomo IV. AMBROSIO DE MORALES. Madrid, 1791.

-http://iteadjmj.com/SANTO/facundo.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario