domingo, 3 de marzo de 2013

¿Quiénes son los cristianos protestantes chinos?

Evangelizando
(elvocerocristiano.blogspot.com)
China es el país más poblado del mundo, y según WIN-Gallup el 47% de sus habitantes son ateos. Los Han o chinos propiamente dichos (92%), son el 20% de la población humana; el gobierno reconoce 55 minorías étnicas (Zhuang, Manchú, Hui, Miao, Uigures, Mongoles, Tibetanos, etc.), pero hay unas 25 más. 

El gobierno comunista reconoce oficialmente cinco grandes religiones (budistas, musulmanes, católicos y taoístas), que deben rendir cuentas a la Administración Estatal de Asuntos Religiosos; en 2011 reconocía 18 millones de protestantes (el gobierno no especifica denominaciones, las considera iguales) y 6 de católicos; las iglesias clandestinas (incluyendo "iglesias domésticas", grupos que se reúnen en hogares) y sectas como Falung Gong no son reconocidas. La mayoría de los cristianos son Pentecostales o carismáticos, que según cifras propias llegaban a 60 millones de fieles en 2011. 

Desde 1807 el presbiteriano escocés Robert Morrison evangeliza en Macao, y otros misioneros protestantes en Cantón. En 1854 llega el misionero protestante James Hudson Taylor (1832- 1905), fundador de la China Inland Mission, y quien fue misionero por 50 años en Shanghái y alrededores. Las derrotas chinas ante Gran Bretaña, Japón, Alemania, y el ingreso de misioneros occidentales (católicos y protestantes) incomodaron a muchos chinos y en la Rebelión Boxer (1898-1900). 

En 1866 llegan misioneros británicos de la China Inland Mission a Zhejiang, en 1867 a Jiangsu, en 1869 a Anhui y Jiangxi, en 1874 a Hubei, en 1875 a Henan, en 1888 a zona Amdo Hbrogpa (Qinghai), etc. Llegaron misioneros Bautistas, Presbiterianos, Metodistas, Episcopalianos, y Wesleyanos; venían de Inglaterra, EEUU, Suiza, Francia, Alemania, Suiza y Holanda. La Rebelión Boxer (1900) atacó a extranjeros y cristianos sobre todo en el norte de China; entonces había unos 100.000 cristianos en China, la mayoría de etnia Han; 58 adultos y 21 niños de la China Inland Mission fueron asesinados; 230 extranjeros fueron asesinados; la biblioteca ortodoxa de Pekín fue quemada; las naciones vencedoras exigieron compensación por los daños, pero Hudson Taylor rechazó exigir pago para su misión con espíritu evangélico. A inicios de 1900 le misionero bautista William Young inició la conversión de los Wa (Yunnan), con grandes frutos. 

James Fraser, de la China Inland Mission evangelizó entre los Lisu de Yunnan desde 1910, a quienes enseñó a escribir; en 1930 las pocas iglesias protestantes que había en Xinjiang fueron destruidas por los musulmanes; en 1934 los misioneros protestantes John y Betty Stam fueron asesinados por los comunistas en Anhui. En 1935 la familia Morse evangeliza entre los Derung, cuatro villas aceptan el cristianismo y son edificadas seis iglesias, y a continuación los Morse evangelizan la tribu Rawang de Myanmar. 

En 1904 el misionero evangélico Samuel Pollard halló a los A-Hmao de Guizhou (pueblo Miao), oprimidos por los Nosu Yi y empobrecidos, y los convirtió junto a Francis Dymond; Pollard halló resistencia entre los Ayizi (pueblo Yi), luego hubo algunos conversos; en 1918 se bautizaron unos 10.000 A-Hmao pese a que una hambruna los desencantó del cristianismo, y tras la expulsión de los misioneros la fe se expandió. 

(UBS China Andrea Rhodes)
En 1911 el misionero relató la opresión de los Bai Yi sometidos por los Nosu, con maltratos, secuestros, trabajo forzado, etc. En 1920 misioneros de Alianza Misionera penetran en Xiahe (Gansu), pero la evangelización es difícil ante el budismo y sobre todo por la difícil comida tibetana. En 1933 misioneros evangélicos suecos convirtieron en Xinjiang unos 163 Kirguís y algunos Han, pero el gobernador islámico Abdullah Khan maltrató a los conversos, hizo morir a la mayoría y encarceló por varios años a otros, un pequeño número de Kirguís ha mantenido la fe.

De 1925 a 1949 Japón ocupó todo el oriente chino y persiguió a los cristianos y judíos de Harbin (Manchuria). La invasión japonesa retuvo misioneros protestantes británicos y norteamericanos, y obligó a trasladar el cuartel de la China Inland Mission del río Yangtzé a Chongqing; varios protestantes permanecieron en campos de concentración por cinco años. En Pekín había entre 200 y 300 iglesias protestantes antes de 1949; la victoria comunista (1949) obligó a la China Inland Mission a trasladar su cuartel general a Singapur, y se dedicó a trabajar en el pacífico asiático, de Japón a Indonesia; misioneros católicos y protestantes extranjeros fueron expulsados. 

Mao Ze Dong señaló en 1949 al cristianismo como “imperialismo cultural extranjero”, y al budismo y taoísmo como “formas feudales”; la catedral anglicana de la Santa Trinidad de Shanghái fue abandonada; desde 1950 Mao buscó controlar las religiones, prohibió el culto fuera de los templos, las peregrinaciones, los distintivos religiosos; budistas de Tíbet y Mongolia y cristianos sufren desde entonces persecución, vigilancia y control, y en menor medida los musulmanes de Xinjiang (NE) y a los pueblos animistas del sur del país. El ateísmo penetró fuertemente entre los Han, pueblos de Yunnan y de Mongolia Interior. 

Fusilamiento en un laogai
(datum.org.ar)
La Revolución Cultural (1962- 1975) silenció a los cristianos, incluyendo a los protestantes patrióticos; muchas iglesias ortodoxas fueron destruidas, como la de San Nicolás en Harbin (N); fueron encarcelados líderes como el Rdo. Xinli Yu, presidente del Consejo Cristiano de Pekín y director del Seminario Teológico de Nanjing, que trabajó 22 años en los laogai (campos de reeducación); muchos cristianos se ocultaron por miedo a las represalias. 

En 1979 fue reconocida de nuevo oficialmente la iglesia protestante patriótica, y el Concilio Cristiano Chino con el obispo anglicano K. H. Ting (Ting Kuang-hsun) como cabeza; la catedral anglicana de la Santa Trinidad de Shanghái pasó a manos de los protestantes patrióticos, en la ciudad nació el Consejo Cristiano de China, cercano al gobierno y que edita Biblias y brinda formación teológica. Desde 1970 los evangélicos Jingpo predicaron en las villas de los Xiandao, consiguiendo la conversión en masa de todos ellos. 

En 1982 Xiaoping quiso mostrar apertura con el Documento 19, donde se permite restaurar y promover lugares de culto, pero bajo el férreo control estatal; en los 80 el crecimiento de la fe religiosa alarmó al Partido Comunista, que buscó mayor control para las actividades religiosas; aumentaron las “iglesias domésticas” católicas y protestantes ilegales. En 1990 se limitó la entrada de misioneros occidentales, y se puso como condición fomentar el patriotismo y el comunismo.

Hacia 1990 en Heilongjiang hubo un revival, numerosos Manchú y Han se convirtieron al cristianismo, y unos 10.000 Manchú son cristianos. En Hong Kong predominan los anglicanos y hay unas 50 denominaciones protestantes, como Bautistas, Luteranos, Adventistas, Alianza cristiana y misionera, Iglesia de Cristo, Metodistas, Pentecostales y Ejército de salvación; además hay Mormones. De acuerdo con el informe de CAA, la persecución a los cristianos fue documentada en al menos 18 provincias y un municipio. Se registraron 60 casos en el 2007, que es un 30 por ciento más que en el 2006. El número de víctimas en 2007 aumentó a 788 personas, un 18 por ciento más. Además del número récord de 17 casos de abuso físico, el número de personas arrestadas ascendió a 693. Además, al menos 84 misioneros extranjeros fueron arrestados, interrogados, deportados o recibieron otras formas de persecución. La grave persecución a la Iglesia ha crecido hasta un dramático 68,6 por ciento desde 2006. 

El desarrollo del oriente chino, en detrimento del resto del país, hizo que las instituciones religiosas ocuparan espacios que eran monopolio del Estado; en el poder se mantiene el Partido Comunista (PCCh), pero el 93% de las empresas son privadas y el 60% del PIB está en manos del 0,03% de la población (directivos del PCCh); el desempleo juvenil (9% en 2005) y los abusos en el trabajo, hacen que muchos jóvenes se desencanten del comunismo y revivan la religiosidad; también la moda y la admiración por lo occidental, la técnica, y el desprecio por lo ritual y tradicional actúan como factores superficiales. En el cine y otros medios masivos el Estado ha exaltado las religiones “nacionales” como el budismo y el taoísmo (para contrarrestar las “extranjeras”), por ello destacan los monjes en las películas épicas. 

(bibledude.net)
En diciembre del 2008, The Chinese House Church Alliance, la organización representante de las Iglesias disidentes fue prohibida y sus líderes puestos bajo arresto. A inicios de 2012 la obispa primada episcopaliana Katharine Jefferts Schori, visitó las iglesias de la comunión Anglicana y las episcopalianas patrióticas, dialogando además con autoridades chinas para construir iglesias en las grandes ciudades. 

Oficialmente hay 56.000 iglesias protestantes inscritas, pero un buen número son clandestinas y no se inscriben por temor; hay 21 seminarios patrióticos protestantes, siendo el Seminario Teológico Unido de Nanjing el seminario nacional (fundado en 2009); en Pekín hay 21 iglesias protestantes oficiales, y más de 70.000 protestantes, cada año se bautizan unos mil adultos (nunca niños). 

Las agencias especializadas en la persecución cristiana en China difieren en sus análisis, en su informe de 2012 China Aid (con sede en Texas, EEUU) denuncia que aumentó la persecución sistemática contra las "iglesias domésticas" o no registradas desde 2006, para forzarlas a entrar en las iglesias patrióticas o erradicarlas; las víctimas son sobre todo laicos; la agencia China Source (EEUU) niega la persecución sistemática, sobre todo porque en Pekín hay unas 3.000 "iglesias domésticas", y allí solo reportan dos casos, además la mayoría de los perseguidos fueron "disidentes cristianos, abogados por los derechos humanos, o cristianos que intentan usar el espacio público para sus actividades", además hay construcciones ambiciosos interesados en despojar a las iglesias de sus templos. 

Las agencias Puertas Abiertas (Open Doors, 2012) y Ted Blake no niegan la persecución, pero afirman una mejoría positiva, pues el gobierno mantiene su propósito de controlar las iglesias, pero ha cambiado el método violento por la persuasión, incluso hay casos de cooperación en la construcción de templos protestantes, descargas de Biblias, menos restricciones a publicaciones religiosas, etc., aunque varios líderes protestantes permanecen encarcelados e incomunicados.  

Fuente
Domínguez, Ángel Alonso. El incremento de la religiosidad en China. Factores y consecuencias. Universidad de Oviedo, 2009. Pp. 12- 14.
Etnias de China, en http://www.joshuaproject.net (en inglés)
China AID 2012 Persecution Report 2012, en Informe de China AID 2012 (en inglés). 
Solano Gallego, E. La iglesia protestante en la China comunista y postcomunista: una historia de conflictos; en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 16, diciembre 2011. 
¿Va China a mejor o a peor? Las ONGs cristianas difieren, 28 de febrero de 2013, en http://www.protestantedigital.com
Wilson, Lynette. Aumento del número de cristianos en China hace que las iglesias y el gobierno busquen ayuda. Episcopal News Service, 22 de marzo de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario