viernes, 9 de noviembre de 2012

India: Dos chicas cristianas en Orissa violadas y una de ellas asesinada



Resumen/Fides. Dos chicas cristianas de 13 años fueron violadas y una de ellas asesinada. Las dos agresiones de grupo que sucedieron por separado, tuvieron lugar en el distrito de Kandhamal hace unas dos semanas. Los episodios se produjeron durante el festival de “Dussehara” una festividad hindú que celebra la victoria de Rama sobre el mal. Los agresores son jóvenes hindúes, posiblemente vinculados a grupos extremistas, que atacan a las niñas cristianas vulnerables e indefensas. Kandhamal es conocido por las masacres anti-cristianas ocurridas en 2008. 

Dice a Fides John Dayal, un activista cristiano y colaborador de la Comisión “Justicia y Paz” de la Conferencia Episcopal de la India, “se vive con pánico en los pueblos cristianos, pero también con sentimiento de disgusto entre los activistas, sobre todo ante la actitud de la policía que no coopera”. Dayal, se reunió con las familias de las dos víctimas. Una de ellas, de la aldea de Dadamaha, había ido a la aldea cercana de Simanbadi para asistir a una “yatra” (obra de teatro). En la noche entre el 25 y 26 de octubre (2012) fue atacada por un grupo de jóvenes que la violaron. La chica trató de gritar pidiendo ayuda, pero fue atada a un árbol y estrangulada. Su cuerpo fue encontrado en la cuneta de la carretera.

La otra chica es de Bhubaneswar. El 27 de octubre fue a ver las celebraciones del “Dussehara”, que atraen a una gran multitud. De camino a casa, fue secuestrada por seis hombres, llevada al bosque y violada repetidamente. Al desmayarse, la abandonaron en el lugar y fue rescatada a la mañana siguiente. A pesar de las denuncias detalladas, “la policía local no se ha movido, es más, ha sido grosera y ha obstaculizado a las familias”, dice Dayal. La joven ha sido llevada ante la Comisión Estatal por los Derechos de la infancia, donde ha sido interrogada, pero se le ha dado poco crédito y ha sido sometida a un examen médico sólo una semana después de su traumática experiencia. Lo que es sorprendente, concluye Dayal “es el silencio de los medios de comunicación y de las autoridades ante tales casos graves de violencia contra las minorías indefensas”.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario