viernes, 31 de agosto de 2012

Pakistán: Musulmanes pueden tomar la ley en sus manos en el caso de Rimsha Masih

Rao Abdur Rahim, abogado del hombre que acusa de blasfemia Rimsha Masih
El abogado que representa a quien acusa
a Rimsha Masih dice que alguien hará el
trabajo de Alá asesinando a esa niña.
Foto: The Guardian.
Rao Abdur Rahim, el abogado que representa al hombre que acusó a Rinsha Masih de blasfemia (la niña cristiana de once años que padece una enfermadad), ha declarado recientemente: "La niña es culpable. Si el Estado anula la decisión del tribunal, entonces Alá tendrá una persona para hacer el trabajo".

Los islamistas piden la pena de muerte a Rimsha Masih por “blasfemia contra el Islam”. La pobre niña cristiana no debe saber ni que es el Islam y los comentarios del abogado acusador hacen que la situación sea más difícil para la ella, pues con sus palabras alienta a los fanáticos a tomar venganza por sus propias manos. 

Rao Abdur Rahim citó el ejemplo de Mumtaz Qadri, como el año pasado fue abatido a tiros a un político de alto rango que había llamado a la reforma de la ley sobre la blasfemia que tanto se abusa contra los cristianos.

La familia de Rinsha estaba esperanzada de que pronto le dieran la libertad bajo fianza, luego de que se demostrara que la niña efectivamente es menor de edad y padece de una discapacidad mental, pero el sr. Rahim, dice que todo el informe médico es una farsa y si el gobierno permite que se le de la libertad, no habrá más de otra que tomar la ley por las manos.

La niña, Rimsha Masih, 11 años, fue arrestada a principios de este mes y acusada de profanar el Corán después de un vecino, Malik Hammad, dijo que la vio con páginas quemadas del Corán en una bolsa llena de libros.

Mientras tanto la población cristiana del lugar sigue atemorizada: "La gente tiene mucho miedo, no puedo dormir por la noche" (...) "Los cristianos y los musulmanes han estado viviendo aquí uno junto al otro, como hermanos y hermanas, durante 20 años. Pero ahora sólo me quiero ir, queremos tener otro lugar donde vivir" dice uno de los afectados.

A menudo se hacen denuncias contra la blasfemia en Pakistán con la más endeble de las pruebas, y la presión de multitudes de musulmanes enfurecidas impide a los tribunales que estos liberen a los cristianos falsamente acusados.

Fuente
The Guardian; 30 de agosto de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario