sábado, 16 de junio de 2012

La Iglesia mártir Ruteno-católica

Obispo ruteno (cattoliciromani.com)
Rutenos o greco-católicos son los ucranianos católicos del occidente de Ucrania y Bielorrusia; se hicieron cristianos tras la conversión de S. Vladimir (980- 1015), príncipe de Kiev, y estuvieron ligados a la sede de Constantinopla o a Roma. En época de la Reforma protestante grupos polacos y rutenos se hicieron protestantes, pero la mayoría se mantuvo en la fe católica; en 1595 los obispos rutenos viajaron a Roma a presentar su obediencia al Papa Clemente VIII, excepto los obispos de Leopoli y Peremyšl, en Galizia o Rutenia Roja, al E de Cracovia. 

A los rutenos se les reconoció su liturgia oriental y los Jesuitas recuperaron la fe católica de muchos polacos y rutenos, en 1646 casi toda la región era católica; los monjes Basilianos estudiaban en Praga, Olomouc (Checa) y Roma; hasta 1753 todos los obispos debían ser antes monjes Basilianos, pues los sacerdotes seculares rutenos se pueden casar y no estudiaban fuera de Rutenia. Los rutenos disidentes reclamaron iglesias, monasterios y bienes de los rutenos fieles a Roma, y dieron muerte al obispo de Polock (NO de Varsovia), S. Josafat Kuncevič en 1622. De 1691 a 1708 los rutenos disidentes se unieron a Roma. 

Monje basiliano
(abbaziagreca.it)
Desde 1686 los Trinitarios Descalzos tienen presencia en Polonia y Ucrania hasta 1886, y con los Jesuitas, Dominicos, Vicentinos (Paúles), Carmelitas Descalzos y Franciscanos se ocuparon de iglesias católicas de rito latino y de escuelas, siendo un soporte para polacos, rutenos, armenios, rumanos y otros pueblos eslavos frente a la amenaza turca. 

En 1772 la Rutenia y Polonia fueron repartidas por Catalina II, a Rusia pasan las diócesis de Polock (NO de Varsovia) y la Bielorrusia, y a Austria pasan las diócesis de Peremyšl (Galizia, E de Cracovia), Chelm (E de Lublin) y Leopoli (Lvov, Galizia), y a Prusia pasa Bialystok (SE de Vilno). En 1773 los Jesuitas fueron suprimidos en Austria y los Basilianos ocuparon su lugar en las escuelas (desde 1822 adoptaron la vida apostólica).

Catalina II de Rusia (1762- 1796), presionó a los rutenos para que dependieran de la Iglesia Ortodoxa y los demás zares tuvieron diversos criterios. Nicolás I (1825- 1855) forzó a los rutenos a pasar a la Iglesia Ortodoxa, deportando a Siberia al arzobispo de Varsovia, Feliński, y a los obispos Popiel, Krasiński y Łubienski; pero los Basilianos sostuvieron la fe rutena, así como los exiliados dirigidos por el poeta polaco Adán Mickiewicz y los fundadores de la Orden Resurreccionista en París (Francia) en 1836. En 1850 eran rutenos seis obispos, 1985 sacerdotes seculares, 1476 parroquias, 47 monasterios con 507 monjes y 1.427.579 fieles. 

De 1878 a 1905 la Santa Sede aprobó la asistencia clandestina de los católicos rutenos de Rusia mediante sacerdotes y jesuitas de Galizia (Ucrania, parte del imperio Austro-húngaro) y tras la tolerancia de 1905 unos 200.000 rutenos se declararon de nuevo católicos, pero bajo rito latino (el único reconocido en Rusia entonces). En 1906 nacen los monjes Estuditas en Galizia, dedicándose a los rutenos bajo dominio austriaco; en 1913 llegan los padres Redentoristas y las hermanas Basilianas se ocupan de escuelas y centros de asistencia. 

Desde 1870 muchos rutenos emigraron a EEUU, y El 8 de mayo de 1924 fue creado el Exarcado Apostólico de Pittsburgh para los rutenos de los Estados Unidos, con el obispo Basil Takach como exarca, y la iglesia de Saint John the Baptist como catedral. En 1914 los rusos deportaron numerosos eclesiásticos rutenos de Galizia, incluyendo al metropolitano Andrej Szeptickij (1900- 1944, obispo de Stanislaviv) permitiéndoles regresar en 1917. El 23 de agosto de 1939 la Alemania de Hitler y la Unión Soviética pactan repartirse Europa oriental (Pacto Molotov-Ribbentrop), la Unión Soviética se apodera del occidente de Ucrania, la Bielorrusia polaca, los países Bálticos, Besarabia y Bucovina (parte de Rumania y de Ucrania). 

En 1939 la iglesia greco-católica de Ucrania tenía 2.100 parroquias, más de 2.000 sacerdotes, tres seminarios, una academia de Teología y unos 150 monasterios y conventos con más de 1.100 religiosos; la cabeza era el Metropolita Andrej Szeptyckyj, en L´viv, y había dos eparquías sufragáneas, Stanyslaviv, donde era obispo Chomyšyn, y Peremyšl. 

Mons. Slipyj
(romabocceasantasofia.blogspot.it)
Stalin y el partido comunista ucraniano vieron a la Iglesia greco-católica como un enemigo, aliada de terratenientes y polacos, y de inmediato suprimieron unas 20 publicaciones greco-católicas, cerraron los seminarios y confiscaron los bienes; de 1939 a 1940 los soviéticos asesinaron o desaparecieron doce sacerdotes, y deportaron 33. Todavía no atacaron a los obispos, pero llega la invasión nazi, surge la guerrilla nacionalista ucraniana UPA y regresan los soviéticos en agosto de 1944, con una leve tranquilidad entonces.  

En 1944 muere Mons. Szeptyckyj y su sucesor fue su coadjutor, el arzobispo Josyf Slipyj. En 1945 Stalin, Molotov, Berija y Karpv deciden eliminar la Iglesia rutena, se deportó a los más altos jerarcas y presionó a los otros para pasarlos a la Iglesia Ortodoxa; el 11 de abril de 1945 fue capturado Mons. Slipyj, quien en Moscú ordenó en secreto al Redentorista Weličkowskyj; después el anciano obispo Chomyšyn fue arrestado; la mayoría de los sacerdotes fueron deportados y algunos se hicieron cismáticos en 1946. Slipyj terminó su deportación de Siberia en 1963, pero lo enviaron al exilio en Roma. De 1945 a 1950 fueron condenados 344 eclesiásticos greco-católicos.

El padre Vladimir Czubatyj fue deportado a Siberia y asesinado en mayo de 1949; el padre Klementij Szeptyckyj, hermano del metropolita Andrej, restaurador de los monjes Estuditas, fue el líder de los greco-católicos hasta 1951, cuando murió en prisión.

En 1944 la eparquía de Mukacheve (Eslovaquia), bajo Mons. Romža tenía unos 461.000 fieles, 281 parroquias, 370 sacerdotes y 85 religiosos en ocho conventos; en 1945 el gobierno soviético suprimió 60 parroquias, arrestó diez sacerdotes matando uno de ellos. En 1947 el gobierno comunista ruso da muerte al obispo ruteno eslovaco Teodoro Romža y exige a los rutenos pasar a la Iglesia Ortodoxa; en 1948 el gobierno de Checoslovaquia pasa la diócesis de Prjašev a la Iglesia Ortodoxa, encarcelando a los obispos rutenos Pietro Gojdič Basilio Hopko y a numerosos sacerdotes. En Novogrudok (Bielorrusia) once religiosas fueron asesinadas (beatificadas en marzo de 2000). 

Tras la caída del comunismo los rutenos han resurgido; en 1989 a los rutenos se les fueron devolviendo sus derechos en Rusia y Ucrania; en 1991 el cardenal Myroslav Iván Lubachivsky, jefe de la Iglesia greco-católica exiliado en Roma, puede regresar a Ucrania y muere en el 2000. En 1996 el papa Juan Pablo II estableció un exarcado apostólico para los católicos del rito bizantino en la República Checa.

En junio del 2001, el papa Juan Pablo II realizó una visita pastoral a Ucrania por invitación del presidente Leonid Kuchma y los obispos greco-católicos (encabezados por el arzobispo Lubomyr Husar) y latinos; celebró allí la beatificación de 27 mártires y 3 siervos de Dios y bendijo de la nueva Universidad Católica de Ucrania. Hay cerca de 40.000 católicos bizantinos en la República Checa.  

Fuente
Riccardi, Andrea. Il secolo del martirio. I cristiani nel novecento. Milano, Mondadori, 2000. Pp. 53- 62.

No hay comentarios:

Publicar un comentario