sábado, 5 de mayo de 2012

Somalia: le quitan sus hijos por convertirse al cristianismo

Beniam*, un converso al cristianismo al igual que su esposa han pagado un alto precio por seguir a Jesús, porque Demissie (papá de Beniam), un fiel musulmán, al darse cuenta que su hijo y su nuera, habían apostatado del Islam para convertirse en cristianos, este, decidió llevarse a sus nietos y alejarlos de sus padres: “ni cuando te mueras iré a tu funeral, ya no eres mi hijo, usted está muerto para mí”, le dijo Demissie, a su hijo Beniam.

Todo empezó porque “mi padre vio a mi hijo leer mi Biblia, y le preguntó qué era. Mi hijo le contestó que era mi Biblia, y mi padre se enojó mucho”. Entonces Demissie, le dijo a Beniam que no permitiría que sus nietos fueran criados por un infiel, así que se los llevó. 

A pesar del sufrimiento por no tener a sus hijos y por ser rechazado por su propio padre y su familia, Beniam asegura que todo el mundo debe tener un ejemplar de la Biblia y conocer a Cristo: “Yo sé lo que es verdadero y una vez que sabes lo que es verdadero, no puedes volver atrás. [Mi esposa y yo] hemos decidido recorrer el camino de Jesús y nosotros no vamos a volver atrás, incluso si nuestra familia nos dice que renunciemos”. Además, “a pesar de que ha tomado a mis hijos, y aunque ha dicho que estoy muerto para ellos, todavía estoy diciéndole a la gente que se acerque a Jesús. Todavía ando obsequiando Biblias a aquellos que quieran leer”.

Para Beniam Jesús es el camino a la salvación y es muy diferente a los otros profetas: “los caminos de los otros profetas son el camino del mundo y no llevan a ninguna parte. Sólo el camino de Jesús conduce a Dios”. “Jesús nació del Espíritu de Dios, las cosas que hizo, nadie más las hizo, Él sanó a la gente y levantó muertos, en su amor, Él se acercó a las personas indignas para amarlos” añadió.

“Una noche, tuvimos un grupo de prostitutas en nuestra casa y la invitamos a ver una película sobre Jesús”, dice Beniam. “En un momento dado, Jesús extendió su mano durante uno de sus sermones y tocó a una prostituta”.

Según cuenta Beniam, son muchos los que han creído en Jesús y que ahora se reúnen en su casa para recibir estudios bíblicos una vez a la semana por la noche (para no ser vistos).

Han pasado varios meses desde que Bemiam y su esposa no ven a sus hijos, pero ellos oran para que el Señor Jesús les conceda la gracia de conocerle y amarle.

Como éste son muchos los testimonios de personas que viven separados de su familia por creer en Jesús, sin embargo, continúan compartiendo el Evangelio con los demás. Oremos para que el Señor les siga concediendo la fortaleza de mantenerse firmes en la fe.

Fuente
*Los nombres de los personajes fueron cambiados por motivos de seguridad.
Noticias Cristianas; 26 de abril de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario