martes, 15 de mayo de 2012

El holocausto católico en Camboya

Jemeres rojos (bermudaradical.wordpress.com)
Con 181.040 km² Camboya es un país asiático un poco más grande que Uruguay, y la mitad de Alemania; abunda en selvas tropicales y fauna vulnerable, sobre todo tras el hallazgo del petróleo y gas, y el aumento de la industria maderera. La mayoría de la población es de la etnia khmer (90%), y de religión budismo Theravada (de influencia hinduísta y animista); hay los khmer Loeu de las montañas, Vietnamitas (5%), la etnia Cham, y minorías chinas (1%).

Desde 1863 fue sometida por Francia, los chinos controlaban asuntos estatales y los vietnamitas los asuntos técnicos; hubo una rivalidad histórica con Vietnam que hacia el s. XIX le arrebató el delta del río Mekong y buscó imponer su cultura. Tras la ocupación japonesa, en 1953 el país se declaró independiente de la Indochina francesa. Los Jemeres Rojos Pol Pot, Nuon Chea, Ieng Sary, Son Sen, y Khieu Samphan fundan la “Kampuchea Democrática”; Saloth Sar adoptó el nombre de Pol Pot, abreviatura de “político potencial”. 

Los Jemeres Rojos dirigieron un gobierno maoísta genocida, matando 3`300.000 de personas (21% del total) entre el 17 de abril de 1975 y enero de 1979 (tres años y ocho meses), por hambre, enfermedades (malaria), torturas y ejecuciones, en un país con 7`100.000 de habitantes. Separaron los niños para adoctrinarlos, para crear una sociedad “libre del budismo, el dinero y la educación”; eliminaron militares y sus familiares, así como intelectuales, fotógrafos y periodistas, obreros que no se adaptaban a la agricultura, citadinos que usaban gafas, etc.; clasificaron a la población por religión y grupo étnico. Buscaban imponer un comunismo agrícola (comunas donde plantaban arroz y papa como esclavos), rechazando como burgués y corrupto lo urbano. Ejecutaban con palos, machetazos, golpes con varas de bambú, y los carceleros solían ser jóvenes de 13 o 14 años. 

Mataron entre 60.000 y un millar de monjes budistas, destruyeron las pagodas o las convirtieron en graneros. La población Cham (malayo-polinesios) fue reducida a la mitad por ser musulmanes, fueron obligados a comer cerdo y los imanes fueron asesinados. Los chinos disminuyeron de 425.000 (1960) a 61.400 (1984), similar los vietnamitas. También fueron diezmados los tailandeses, laosianos y montañeses Loeu. 

Genocidio jemer (runrun.es)
Los católicos fueron el grupo más golpeado, siendo eliminados el 48,6% según M. Sliwinski (Le génocide khmer rouge: une analyse demographique, Paris, 1995, p. 76); eran sobre todo vietnamitas y camboyanos. En 1969 había 62.000 católicos, 77 sacerdotes, 44 religiosos hermanos, 266 religiosas; en 1973 quedaban 16.335 católicos, 29 sacerdotes, tres religiosos hermanos y 68 religiosas. Ya en 1970 el ejército camboyano había arrestado a todos los varones vietnamitas de la parroquia de Chruy Changvar, ametrallándolos ante el río Mekong, tras los bombardeos de EEUU sobre tierras camboyanas; luego mueren otros 514 cristianos, que dieron prueba de su fe al cantar himnos y oraciones en el martirio. 

Los Jemeres Rojos y los Vietcong (vietnamitas comunistas) mataron misioneros católicos de 1970 a 1975; en la parroquia de Kompong Kor fueron asesinados los catequistas Choeung Chun y Joseph Mam Sarou; fueron asesinadas tres religiosas de las Misiones Extranjeras de París, los padres Grannec, Cadour y Rapin, y el sacerdote comboniano Pierre Le Van Dung (de origen vietnamita); la catedral de Phnom Pehn fue arrasada en 1975. En mayo de 1975 fueron asesinados Monseñor Paul Tep Im Sotha Samath, obispo de Battambang, dom Jean Badré, prior benedictino de Kep, y otros religiosos y laicos. 

Mons. Salas (pp.catholiccambodia.org)
En 1977 muere el obispo católico Joseph Chhmar Salas, obispo de Phnom Penh, y otros miles de cristianos murieron también; Salas celebraba a escondidas la misa en el campo de trabajo donde enfermó y muere desnutrido, y su sucesor Monseñor Ramousse fue expulsado de Camboya. En 1977 no quedaban clérigos católicos en Camboya, algunas religiosas camboyanas que intentaban huir a Tailandia fueron capturadas y ejecutadas. 

Los vietnamitas apoyados por jemeres inconformes acabaron con los Jemeres rojos en la Navidad de 1978 e inicios de 1979. Pol Pot murió en 1998 y el rey Norodom Sihanouk concedió una amnistía a los principales jefes Jemeres rojos; en 1999 los últimos Jemeres entregaron sus armas excepto algunos reductos. Ta Mok, el heredero político de Pol Pot, fue capturado y terminó sus años en prisión (murió en 2006). La ONU y la Universidad de Yale investigaron el genocidio para evitar la impunidad y exigieron al Estado investigar a los criminales. En 2006 se constituyó el jurado y a principios de 2007 se abrió el Juicio a los Jemeres Rojos. 

Desde 1990 regresó la tranquilidad a la comunidad católica. Actualmente en Camboya hay libertad de culto pero se prohíbe la propaganda religiosa. Hay unos 20.000 católicos, que representan solo el 0,15% de la población. 

Fuente
Cambodian Genocide Program, en Universidad de Yale
Margolin, Jean-Louis. “Camboya: en el país del crimen desconcertante”, en El libro negro del comunismo, pp. 648- 655.
Riccardi, Andrea. Il secolo del martirio. I cristiani nel novecento. Milano, Mondadori, 2000. Pp. 264- 267.

No hay comentarios:

Publicar un comentario