sábado, 5 de mayo de 2012

Colombia: El triste recuerdo de Bojayá

Así quedó la Iglesia de Bojayá, luego de
los atentados de las FARC.
(Foto: El Heraldo)
Fides. Hace diez años, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) asesinaron a 78 fieles de la parroquia de Bojayá, entre ellos 48 niños, que se habían refugiado en la iglesia de San Pablo Apóstol de Bojayá, a unos 380 km al noroeste de Bogotá.

El testimonio enviado a la Agencia Fides por una radio local colombiana, recuerda este triste aniversario: el 2 de mayo de hace diez años, las FARC y un grupo de paramilitares se enfrentaron en un fuego cruzado en las calles de Bojayá. Unos 400 civiles buscaron refugio en la iglesia. El párroco, padre Antún Ramos, buscó por todos lo medios mantener la calma: pidió a todos que rezasen y se tomasen las manos, mientras que en la calle se sentían los disparos.

Las FARC querían eliminar a cualquier precio a los paramilitares, y comenzaron a lanzar granadas, según el testimonio del Padre Ramos. Dos granadas fueron arrojadas sobre una casa y detrás de la escuela, la tercera a la iglesia: la explosión se cobró la vida de 78 personas, la mayoría niños. Después de la explosión el Padre Ramos improvisó una bandera blanca y llevó al grupo fuera de la iglesia, gritando que eran civiles y que se debían respetar las vidas de todos. Sin embargo, las FARC querían tomar el control del pueblo y no tenían respeto por nada ni nadie.
 
El mismo día fue tomado como blanco la casa de las Hermanas Misioneras de San Agustín, donde resultaron heridas muchas personas de los 130 civiles que estaban escondidos por culpa de la cuarta granada lanzada por las FARC.

“Ese día – recuerda el p. Ramos hablando con una radio local - fueron asesinadas 119 personas en el pueblo. Hoy, a pesar de la presencia de la policía, todavía hay bandas criminales en nuestra pequeña población y por lo tanto el riesgo de conflicto continua”.

Fuente

2 comentarios:

  1. Hace tanto de este hecho y aún lo recuerdo como si fuese ayer. Es uno de los episodios más tristes de la historia reciente de Colombia. Una muestra más de lo innecesaria que es la estúpida guerra en Colombia y de los ciegos que son aquellos que no buscan más qeu sus propios intereses y no los del pueblo. La guerrilla colombiana hace tiempo dejó de ser un grupo querido por los pobres, pues por el contrario su presencia en Colombia ha servido para el empobrecimiento. Aún no comprendo como gente como Chávez apoyan a este grupo de terroristas.

    ResponderEliminar
  2. Eso amigo terroristas y terroristas, eso es lo que son, no tienen razón de ser. Ya deberían extinguirse. Mira que atacar a un grupo de inocentes que buscaba refugio en una iglesia, vaya que canallada. Solo sirven para matar, para más nada.

    ResponderEliminar