miércoles, 2 de mayo de 2012

Anton Durcovici. Obispo y mártir en Rumania

(florencluj.blogspot.com)
Con 238.391 km2 Rumania es un país de Europa oriental doblado en extensión por España. Se distinguen tres regiones culturales y geográficas, la Valaquia al norte del Danubio, la meseta de Transilvania aislada por los Cárpatos al Oeste, y la Moldavia, compartida con el país hermano del mismo nombre. Sus pobladores tradicionales, los Dacios, fueron sometidos por los romanos; bajo influencia de la iglesia católica y luego de la iglesia ortodoxa (s. IX) se hicieron cristianos y mantuvieron su fe pese a las continuos dominios extranjeros. 

La religión mayoritaria es la Iglesia Ortodoxa; el 5,6% de su población es católica (de rito latino y rito oriental), sobre todo los húngaros y alemanes de Transilvania, pero también rumanos de Transilvania y Moldavia; hay además un 3,7% de Calvinistas y Luteranos; hay una minoría musulmana, y en años recientes entraron los Pentecostales. 

Mons. Durcovici
(parohialespezi.ro)
Anton Durcovici nace en Bad-Deutsch-Altenburg (Austria) el 1888, su padre Franz Durcowitsch, era croata y murió por la tisis en 1893; su madre María Mittermaier parte con sus dos hijos (Franz y Anton) a Rumania, donde vivía su tía, primero en Iasi (Moldavia), y luego en la calle Isvor (Bucarest); en sus estudios en el liceo católico de San Andrés (1898-1905) de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, la italiana Sor Tecla, de las Hermanas de Mary Ward, le daba comida siendo Durcovici monaguillo de la capilla. 

El padre Lucio Fetz, capellán de las Hermanas y secretario del arzobispo Raymund Netzhammer, le descubre su vocación y lo anima a ingresar al seminario; Durcovici terminó los estudios en el liceo San José, también de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. 

De 1905 a 1910 estudió en Roma la filosofía en la Pontificia Universidad Santo Tomás, y teología en el Colegio de Propaganda Fide y la licencia en Derecho Canónico en la facultad del Seminario Romano; se ordena sacerdote en la Basílica San Juan de Letrán en 1910, regresa a Rumania y lo hacen canónigo del Capítulo de la Catedral de San José (Bucarest) y Prelado. Durante la II Guerra Mundial en 1916 Rumania le declara la guerra a Austria y Durcovici fue deportado al puerto Galaţi (Moldavia) por ser austriaco, bajo trabajo forzado, y donde contrajo el tifus que lo afectará el resto de su vida; el arzobispo Netzhammer intervino ante el rey Fernando de Rumania para liberarlo con los otros sacerdotes austriacos y alemanes. 

Cuando regresó de la prisión, Durcovici se ocupó de las parroquias abandonadas de Târgovişte y Giurgiu (donde convierte al ruso Iván de Krassovski), y dicta clases de religión en San Andrés; en 1924 Netzhammer fue reemplazado por Alejandro Cisar, que era obispo de Iasi. Desde 1924 Durcovici fue director y luego rector del Seminario de Bucarest hasta 1948; siendo profesor, proponía como modelos sobre todo a tres santos, Alfonso María de Ligorio por la vida interior, Tomás de Aquino por el estudio de la fe, e Ignacio de Loyola por la organización de vida. 

Devoto del Sagrado Corazón de Jesús y de la Virgen María, fue director espiritual de la Congregación Mariana, la Asociación de San Vicente, la Tercera Orden Franciscana, la Asociación de Madres Cristianas, etc. Apoyaba las revistas católicas Cranicul y luego Farul Nou (“nuevo faro”); era hombre de profunda oración, disciplina e inteligencia, silencioso, de integridad moral y de ánimo severo. Confesaba los sábados por la tarde y domingos por la mañana en alemán, rumano, italiano, francés, húngaro e inglés. 

Pío XII nombra Obispo a Durcovici en 1947, pero por obstáculos estatales el Nuncio Apostólico Patrick O`Hara lo consagra el 5 de abril de 1948 en Bucarest, y el 14 de abril toma posesión de la Catedral de la Asunción de la Santísima Virgen María de Iasi. La región de Iasi en 1944 tenía unos 140.000 católicos entre cuatro millones de rumanos (el 3,5% de la población), había 46 sacerdotes seculares y 52 sacerdotes religiosos, ninguna comunidad religiosa femenina, y 105 parroquias. Durcovici recorrió todas las parroquias consagrando las iglesias al Inmaculado Corazón de María. 

Desde 1948 Rumania estuvo bajo el partido socialista hasta 1989, que procuró eliminar todas las confesiones religiosas del país, ese tiempo es llamado el “de la Iglesia del silencio”; el gobierno pretendía  separar la Iglesia rumana de la obediencia de Roma, y los obispos Durcovici y Marton Aron fueron los principales opositores al gobierno ateo; tres sacerdotes traidores engañaron al arzobispo Cisar para que   presentara peticiones de pensión a los comunistas, por lo cual la Santa Sede lo removió del cargo y Durcovici fue designado Administrador Apostólico de la Arquidiócesis el 14 de abril de 1948. 

El 3 de agosto de 1948 el gobierno comunista cierra todas las instituciones católicas, seminarios, escuelas, hospitales y hospicios. En octubre de 1948 la Iglesia Greco-Católica fue disuelta y sus bienes pasaron a la Iglesia Ortodoxa Rumana; todos los obispos greco-católicos (como Ioan Ploscaru e Ioan Suciu) y un buen número de sacerdotes fueron encarcelados. En 1949 le llega el turno a la Iglesia Católica de rito latino: fueron arrestados los obispos Marton Aron, Anton Durcovici, Augustin Pacha y Scheffler; luego fueron arrestados el obispo Joseph Schubert (nuevo Administrador Apostólico), el Vicario Mons. Johannes Baltheiser, y Mons. Mathias Pozar, párroco de Todebald de Graz. 

Actual Catedral de Iasi
(tripadvisor.es)
Anton Durcovici fue arrestado por agentes de la “Securitate” (policía comunista) el 26 de junio de 1949 en la vía que de Bucarest conduce a la parroquia Popeşti-Leordeni, tras celebrar el sacramento de la Confirmación; fue llevado a la prisión de Sighetu Marmaţiei. Tras numerosas torturas y humillaciones para que renunciara a la fe, Durcovici se sintió moribundo y a través de una cerradura pidió a otro prisionero, el padre Rafael Friedrich, que le diera la absolución; murió de hambre el 10 de diciembre de 1951 y su cuerpo fue visto por el obispo greco-católico Ioan Ploscaru, también prisionero, a quien ordenaron limpiar la celda. 

La Securitate sepultó el cadáver de Durcovici en el cementerio ruteno, sin nombre en su lápida; también sepultaron a los obispos greco-católicos Traian Frenţiu, Ion Suciu y T. Laurian Chinezu; hoy el cementerio está nivelado y destinado a la agricultura, por eso no se hallaron los restos de los obispos. Años después fueron liberados Friedrich y Ploscaru. 

Tras la muerte de Anton Durcovici la diócesis de Iasi tuvo sede vacante hasta la caída del régimen comunista de Ceauşescu (1990), cuando asumió Petru Gherghel y se reinició el proceso de recolección de testimonios del mártir Durcovici; al Concilio Vaticano II (1962-1965) ningún obispo rumano pudo asistir (uno de rito latino, cinco de rito bizantino, dos de ellos encarcelados). Tras la caída del comunismo la  fe católica ha renacido. El 11 de junio de 1999 se cerró la fase diocesana para la beatificación de Durcovici y el proceso fue enviado a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano. En 2006 la diócesis de Iasi tenía 255.798 católicos (5,4%), 248 sacerdotes seculares, 116 sacerdotes religiosos, 325 religiosos, 463 religiosas y 130 parroquias. 

Fuente
Müller, Florian. Anton Durcovici. Vescovo e martire in Romania. Editura Sapientia, 2011.
Para ampliar información: "Las persecuciones anticristianas forjaron a la Iglesia de Rumania, en http://cristianosperseguidosayeryhoy.blogspot.it

No hay comentarios:

Publicar un comentario