viernes, 27 de abril de 2012

Sudáfrica. Cuando el Apartheid desafió la fe cristiana II

Activista del Apartheid (ioffer.com)
Las primeras iglesias cristianas establecidas en Sudáfrica fueron la Iglesia Reformada Holandesa (Nederduitse Gereformeerde Kerk-NGK), de teología calvinista y presente en Cabo de la Buena Esperanza desde 1652; con los holandeses llegó también la Iglesia Moravia. Llegan después Luteranos alemanes y escandinavos; en el s. XIX con el dominio británico llegan la Iglesia Anglicana, la Iglesia Metodista, la Iglesia Presbiteriana, la Iglesia Católica y la Iglesia Iglesia Unida Congregacional. 

Bajo misioneros blancos nacen iglesias “negras”, autónomas: bajo misioneros escoceses nace la Iglesia Presbiteriana Bantú (hoy Iglesia Presbiteriana Reformada), bajo misioneros suizos la Iglesia Presbiteriana Tsonga (hoy Iglesia Evangélica Presbiteriana), bajo la Junta Americana de Misiones nace la Iglesia Congregacional Bantú. La Iglesia Cristiana de Sión es una iglesia “iniciática” reformada con aportes católicos y pentecostales, fundada por pastores negros, es la más extendida en Sudáfrica; similar es el Ibandla Nazaretha Lama o de la iglesia Shembe, fundada por pastores Zulú. Más tarde llegan Pentecostales (como la Misión de Fe Apostólica) y Carismáticos, que consiguen adeptos entre reformados y blancos pobres, así como negros. 

Protesta en Soweto (negroartist.com)
Bajo el dominio del Partido Nacionalista de los Boers, en Sudáfrica la “religión oficial” fue la NGK; en 1910 el 10% de sus miembros eran Bantú, pero formaron una congregación aparte, la Iglesia Reformada Misionera Holandesa. La NGK era la única iglesia cristiana de Sudáfrica donde los blancos eran mayoría, en cambio la Iglesia Metodista (evangélicos) era casi toda de población negra. Solo en 1986 la NGK aceptó discusiones internas sobre el Apartheid. 

Capellanes militares de la Iglesia Reformada, Metodista Anglicana, Presbiteriana, Bautista, Misión de Fe Apostólica e Iglesia católica legitimaban la política y la represión. Varias iglesias rechazaron a quienes protestaban contra el Estado, hubo divisiones internas, la Misión Fe Apostólica consideraba comunistas a quienes la rechazaban, similar hacían las Asambleas de Dios incluso fuera del país. 

Desmond Mpilo Tutu fue el primer obispo anglicano negro de Sudáfrica, a cargo de Leshoto de 1976 a 1978. Escribió y predicó contra el Apartheid, pero siempre en favor de la reconciliación; dos veces el Estado le revocó su pasaporte por comparar el Apatheid con el Nazismo y el Comunismo y se hizo famoso internacionalmente como figura de no-violencia; a su vez Tutu condenaba los actos terroristas del Congreso Nacional Africano. 

D. Tutu y N. Mandela
(tutfoundation-usa.org
En los años 80 las iglesias de lengua inglesa integraron el South African Council of Churches (SACC, fundado en 1968), lideraron una dura batalla contra el Apartheid, dirigidos por el arzobispo anglicano Desmond Tutu desde 1978. Desde 1960 y sobre todo desde 1976 la SACC hizo críticas fuertes; en 1974 llamaron a la objeción de conciencia a los militares; la confrontación con el Estado fue dura y sus líderes fueron hostigados, quedando además un liderazgo de mayoría negra. En 1976 tras la masacre de Soweto D. Tutu impulsó el boicot económico y criticó la complicidad del presidente R. Reagan (EEUU) con el Apartheid; en 1994 se unió a la SACC la Iglesia Católica y la NGK se convirtió en observadora. 

Desmond Tutu recibió el Premio Nobel de la Paz en 1984 y de 1986 a 1996 fue arzobispo de Ciudad del Cabo; fue director de la preparación del Informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación, donde 41 comunidades religiosas (incluyendo religiones tradicionales, Hinduismo, Judaísmo, Islamismo, Budismo, y Baha`i) presentaron sus testimonios a la Comisión, solo la NGK se rehusó, aunque participaron cuatro teólogos suyos a título personal. 

El volumen 4 en su capítulo III: “Institutional Hearing: The Faith Community” (Audiencia institucional: Las comunidades de fe) recoge los testimonios de los líderes y asociaciones religiosas involucradas en el Apartheid (pp. 59- 93). Las iglesias cristianas toleraron y hasta justificaron el Apartheid apoyando al Estado, y otras impulsaron la segregación consiguiendo privilegios; otras comunidades ofrecieron una fuerte resistencia a la opresión y vieron amenazadas sus vidas y bienes. 

Desmond Tutu siguió trabajando por la reconciliación social, la lucha contra la violencia, la opresión de Israel en Palestina, el desmonte del armamentismo y las armas nucleares, contra la homofobia, ayudó fundaciones benéficas y deportivas, y recibió numerosos homenajes en muchos países. 

Son famosas sus frases sobre el Apartheid: "Cuando vinieron los misioneros a África tenían la Biblia y nosotros la tierra. Nos dijeron: vamos a rezar. Cerramos los ojos. Cuando los abrimos, teníamos la Biblia y ellos la tierra". "Si eres neutral en situaciones de injusticia has elegido el lado del opresor". "No puedo imaginar al Señor que yo adoro, este Jesucristo, estando de acuerdo con la persecución de una minoría que ya está siendo perseguida. El Jesús que yo adoro es un Jesús que estuvo siempre al lado de los que eran castigados y se metió en problemas debido precisamente a ello". "Dios, sabemos que tú estás a cargo pero ¿no podrías hacerte un poco más evidente?".

Fuente
El informe de la Comisión de Verdad se halla en http://www.justice.gov.za/trc/report/ (en inglés). 
Country Studies. "Religion and apartheid". Source: Rita M. Byrnes, ed. South Africa: A Country Study. Washington: GPO for the Library of Congress, 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario