sábado, 10 de marzo de 2012

Tensión entre la Santa Sede e Irán por la situación cristiana

Iglesia Armenia en Irán.
(Foto: Irna)
Por Giacomo Galeazzi 
Vatican Insider

Los cristianos, con los zoroastrianos y los judíos, con base en el artículo 13 de la actual Constitución iraní, tienen la libertad de profesar la propia fe, dentro del marco de las leyes islámicas. Sin embargo, la condición efectiva es muy diferente. El culto cristiano lengua farsi o persa no es bien visto por las autoridades: las últimas dos iglesias cristianas que ofrecían ritos y celebraciones en persa en Teherán se vieron obligadas a cesar inmediatamente sus actividades. La Santa Sede protesta.

La República Islámica de Irán tiene alrededor de 77 millones de habitantes, con una edad promedio de 26 años. Desde hace tiempo, la presencia cristiana en el país ha disminuido notablemente por la inmigración hacia los Estados Unidos, Canadá o Europa. La lengua persa (o farsi) es la lengua nacional de Irán. Por ello, lo del idioma es un mero pretexto, según Propaganda Fide y todos los principales observadores internacionales. En realidad, de hecho, las autoridades iraníes están tratando de limitar la presencia y la influencia de los cristianos en el país, incluso con una campaña de arrestos entre los cristianos que frecuentan las "iglesias domésticas" o las iglesias históricas. 

Como indicaron algunos agentes de la Ong "Open Doors" (que defiende la libertad religiosa en el mundo) a la agencia Fides, el 10 de febrero el ministerio de Inteligencia y Seguridad prohibió que dos iglesias presbiterianas en Teherán (la Iglesia de San Pedro y la Iglesia de Emanuel) usaran la lengua persa para la adoración del viernes. Se permite, en cambio, una celebración dominical en persa, pero durante ese día la mayor parte de los iraníes trabaja y son muy pocos los creyentes que pueden participar. Con la nueva restricción, ambas iglesias perdieron más de la mitad de sus fieles.

Servicio cristiano caldeo en Irán (Foto: El mundo - España)
Los objetivos de esta medida son impedir que los fieles de Teherán puedan ir a las iglesias y evitar que la fe cristiana se expanda: se dirige, sobre todo, a los iraníes que no saben armenio o asirio, lenguas que hablan las minorías históricas cristianas de Irán. La gran mayoría de los cristianos pertenece a la Iglesia armenia gregoriana apostólica; también hay una Iglesia asiria del Oriente y diferentes pequeñas denominaciones protestantes (incluidas las iglesias domésticas para musulmanes convertidos, oficialmente ilegales). 

Mahmood Amiry-Moghaddam, migrante iraní y fundador de la Ong "Iran Human Rights", describe con tonos preocupantes la situación a la agencia vaticana: "De nuestras informaciones resulta que la presión sobre los cristianos y sobre las demás minorías religiosas está aumentando y su condición empeora. Tenemos informes de muchos cristianos arrestados, especialmente los que se convierten del Islam, los llamados "apóstatas", que son el objetivo principal". Además, indica Amiry-Moghaddam, "se trata de una cuestión que comenzó hace algunos años y que se está intensificando. Las autoridades islámicas expresaron su preocupación por todos los que abandonan la religión islámica, y actúan como consecuencia". Por ello, subraya Mahmood Amiry-Moghaddam, es un claro abuso contra la "libertad de expresión y de religión" de los exponentes de las "minorías políticas, étnicas y religiosas". 

Son cuatro los obispos que conforman la Conferencia episcopal iraní: dos son de rito caldeo, en la diócesis de Teherán y de Urmia, el metropolita arzobispo Ramzi Garmou (presidente de la Conferencia desde 2007) y el obispo Thomas Meram. Neshan Karakeheyan es el administrador patriarcal de la diócesis armeno-católica de Isfahan, con residencia en Teherán (alrededor de 300 fieles), mientras Ignacio Bedini, salesiano, es arzobispo de la diócesis latina de Isfahan, con residencia en Teherán (casi 2000 fieles). La Congregación para la Evangelización de los Pueblos recibió noticias alarmantes sobre la posible orden de ejecución del Pastor cristiano Yousef Nadarkhani, condenado por apostasía.

Fuente: 
Vatican Insider; 7 de febrero de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario