sábado, 10 de marzo de 2012

Los mártires cristianos de Albania

Antes de la conquista romana los Ilirios habitaban gran parte de los Balcanes, siendo los antepasados de los Albaneses. Ya en el 66 d. C en Durrachium (hoy Dürres, Albania) había unas 70 familias cristianas y su obispo Astio fue uno de los primeros mártires (98 al 117). Entre el 600 y 800 los invasores eslavos borraron la huella romana y los albaneses se replegaron a las montañas; los albaneses norteños quedaron bajo la jurisdicción del Patriarcado de Roma y los sureños bajo el Patriarcado de Constantinopla. Desde 1385 la conquista otomana expandió el islamismo, pero solo desde el s. XVII la presión de los altos impuestos obligó a muchos de los cristianos a pasarse al Islamismo. 

En 1938 Albania era el único estado europeo de mayoría musulmana (69%), de ellos el 54% sunitas y el 15% chiitas (sobre todo de la secta Bektashi, nacida en el s. XIII en Turquía); en 1939 la Iglesia Ortodoxa tenía cuatro diócesis, 200 parroquias y 29 monasterios; la Iglesia Católica tenía dos arquidiócesis, tres diócesis, 123 parroquias, 41 sacerdotes albaneses y 62 extranjeros, 32 religiosos laicos, 73 religiosas albanesas y 60 extranjeras. El clero católico era mejor preparado y se ocupaban de la educación, en el país con más analfabetismo en Europa entonces (80%). 

Desde 1944 los comunistas toman el poder, y el gobernador Enver Hoxha (1908- 1985) declaró ateo al Estado, y fue aliado de Yugoslavia, luego de URSS, y luego de China, trayendo una situación inestable; así mismo, difundía propagandas y calumnias contra todas las religiones. Enver Hoxha exigió lealtad a los líderes religiosos: cedieron los musulmanes, que en 1967 cerraron todas las mezquitas; a los ortodoxos los obligó a depender del Patriarcado de Moscú desde 1950, hizo cerrar el seminario de Korce y al arzobispo Kissi lo acusó de buscar poner la ortodoxia bajo control del Vaticano y lo hizo morir, sustituyéndolo por el filocomunista Pais Vodica. 

Monseñor Gasper Thaci
Enver Hoxha acusó al clero católico de aliarse a la CIA (EEUU) y el Vaticano, en 1945 expulsó al delegado apostólico y arzobispo Leone Nigris, en 1946 hizo morir bajo la Sigurini (policía secreta) a Gasper Thaci, arzobispo de Shkodra y primado (tras arrestarlo), y condenó a 20 años de trabajo forzado a Vincent Prendushi, arzobispo de Dürres, quien murió en 1949 torturado; también fueron asesinados Nikol Dedi y Gjergj Volaz, los obispos más jóvenes que protegieron a muchos albaneses de los invasores nazis, y en 1949 el único obispo con vida era Bernardin Shllaku, con 70 años, confinado a las montañas. 

De 1945 a 1952 fueron asesinados 17 sacerdotes diocesanos, 39 fueron condenados a trabajos forzados, once fueron obligados a prestar servicio militar, 13 lograron escapar al extranjero. 16 religiosos jesuitas y franciscanos fueron expulsados, y seis asesinados. Las 85 religiosas de Don Orion fueron expulsadas por ser italianas, y 43 monjas albanesas fueron condenadas a trabajo forzado. Ningún obispo albanés pudo participar en el Concilio Vaticano II (1962- 1965).

En 1976 120 sacerdotes, religiosos y hermanas extranjeras fueron expulsados; 13 jesuitas, 30 franciscanos, 60 párrocos, 10 seminaristas y 8 religiosas fueron acusados de complot, condenados a trabajo forzado y asesinados. La persecución se redujo por los conflictos externos, se nacionalizaron todos los bienes eclesiales, pero los clérigos se mantuvieron ordenaciones en secreto y los fieles oraban el rosario en familia.  El Papa Juan Pablo II denunció estos abusos en diversas ocasiones. 

Enver Hoxha
En 1967, cuando Enver Hoxha se alía a China, impone el Libro Rojo de Mao, impone la colectivización, declara ilegal la religión, prohíbe textos religiosos y cierra 327 iglesias católicas, muchas saqueadas por jóvenes vándalos; fueron asesinados varios sacerdotes, y 270 de ellos que resistieron la secularización, fueron enviados a “reeducación” (trabajo forzado); en 1973 se prohíben los nombres cristianos. 

Tras la muerte de Enver (1985) vino una apertura hacia Occidente, pero solo una leve mejoría para cristianos y musulmanes, y siguen los arrestos y asesinatos de clérigos católicos. 

En 1990 Albania buscó acercarse a Europa, fue aceptada en el Consejo de Europa y en la OTAN, y también ha pedido formar parte de la Unión Europea; también desde 1990 se han permitido las prácticas religiosas privadas. Hoy en Albania entre el 38,7% y 50% de la población es musulmana, el 24% es ortodoxa albanesa y el 15% católica romana, pero faltan estadísticas confiables.

Fuente
Broun, Janice A. “La situazione dei cristiani in Albania”. L`Altra Europa 2 (212). Centro Russia Cristiana, marzo-abril 1987. Pp. 125- 139.
Simoni, Sef. "La persecución de la Iglesia Católica en Albania desde 1944 hasta 1990. http://www.mercaba.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario