jueves, 8 de marzo de 2012

Jacques Berthieu (1838-1896) mártir en Madagascar

Con 587.041 km., Madagascar, la “Isla roja”, es la cuarta isla más grande del mundo. Un 45% de los malgaches son cristianos, repartidos entre católicos y protestantes, y algunos ortodoxos. De 1873 a 1893 los católicos de Madagascar aumentaron de 20.000 a 40.000, y cerca de 100.000 catecúmenos, gracias a misioneros franceses; también los metodistas ingleses y los anglicanos conseguían miles de bautismos. Pero esta primera cristiandad sufrió la persecución, siendo el jesuita Jacques Berthieu uno de los más destacados mártires. 

La isla está habitada por 18 etnias, siendo de mayoría cristiana la Mérina, que predomina en el centro y la capital, Antananarivo; y la Betsileo, que predomina en Fianarantsoa, al SE. Tienen en común la descendencia malayo-polinesia, el respeto por los difuntos (rázana), por la fivaváhana (religión) y la fihavanana (armonía en las relaciones sociales).

El 26 de noviembre del 1838 nace Jacques Berthieu en Polminhac (Clermont), sur de Francia; con 15 años ingresó al Seminario menor de Pleaux, y en 1859 ingresó al Seminario Mayor de Saint-Flour; ordenado sacerdote en 1864, sirvió como párroco nueve años en Roannes-Saint-Mary, pero en 1873 decide entrar a la Compañía de Jesús (Jesuitas) en Pau, porque quería ser religioso misionero; en 1875 fue enviado como misionero a la pequeña isla de Santa María, al E de Madagascar, bajo dominio francés. 

Jacques Berthieu
Berthieu aprendió malgache y durante seis años se dedicó a la catequesis de los niños, a visitar pobres y enfermos de lepra, a bautizar, presidir matrimonios y enseñar a cultivar para sostener la escuela infantil. En 1881 fue decretada la expulsión de territorios franceses, y es destinado en medio de hostilidades al sur de Madagascar, donde lo encuentra la primera guerra franco-malgache; luego a Tamatave (E), entre la etnia  Betmisakaraka, luego al norte a la etnia Antakarana en Antsiranana (Diego Suárez); después a Ambositra (centro S) por cinco años entre la etnia Betsileo, y por fin en calma a Antananarivo (1891). 

A un amigo sacerdote, describía así su misión, consciente del peligro: “Estoy ahora desde hace dieciocho meses a una larga jornada de Antananarivo, sin compañero por primera vez en mi vida, teniendo dieciocho lugares que atender en una vasta extensión. Heme aquí pues misionero para todo lo bueno y me he hecho a ello. Mis fuerzas bajan pero todavía puedo montar bien un caballo. Una vez al mes, en la reunión de los padres, voy a la capital para todos los asuntos. Me falta poco. He aquí mi vida en juego. Para resumir, aquí es donde el Reino de Dios sufre violencia por parte de numerosos, malvados y potentes enemigos”. 

Antananarivo
Sin embargo el dominio francés incomodó de nuevo a muchos malgaches, que atribuyeron la pérdida de su reino, su nación y diversas costumbres, a la introducción del cristianismo; por eso el movimiento Menalamba (“vestidos de rojo”), formado sobre todo en la meseta central, proclamó la guerra y exigió volver a invocar a los sampy (ídolos), a los rázana (antepasados), lugares sagrados, sacrificios, en vez del Dios de los blancos, Jesucristo, y sus ídolos (los crucifijos y rosarios); en 1894 inicia la segunda guerra franco-malgache. 

En marzo de 1896 Berthieu estaba en Ambatomainty (al norte de Antananarivo), y los militares franceses exigieron partir hacia Ambohimila pues no podían defender el lugar. Con los militares huyen unas 2.000 personas, y regresan una semana después hallando la aldea quemada, y Berthieu ayuda a los enfermos; de nuevo atacan los Menalamba, y en la aldea de Ambohibesoandro fue capturado por los insurrectos porque no quiso abandonar a los enfermos, los cuales le llevaron a Ambiatibé; le exigieron renunciar a su fe y al fracasar, lo mataron cruelmente y arrojaron su cadáver al río Mananara el 8 de junio de 1896. 

Berthieu fue beatificado por Pablo VI el 17 de octubre de 1965, durante el concilio Vaticano II. El 22 de octubre de 2012 es su canonización bajo Benedicto XVI. 

Fuente
Bourdin, Anita. Jacques Berthieu, Apóstol de Madagascar será proclamado santo. Zenit, 17 de febrero de 2012.  
Dilenge, Giovanni. Madagascar tra colonialismo e inculturazione cristiana. Roma, Romeo Porfidio Editore. 1983. Pp. 36- 54.

No hay comentarios:

Publicar un comentario