lunes, 27 de febrero de 2012

Se agrava situación humanitaria en Somalia

   
Milicianos de al-Shabab
Somalia, un país pobre del "Cuerno" de África y de mayoría islámica, tiene unos 9,5 millones de habitantes y unos cientos de cristianos; junto a Afganistán tiene centros de entrenamiento de milicias islamistas, lo que hace más peligrosa la existencia de los cristianos. El país sufre anarquía desde la caída de Siad Barre (1991), desde 2004 las Instituciones Federales de Transición (IFT) con apoyo de la ONU intentaron poner orden, pero en 2006 los señores de la guerra islamistas tomaron mucha fuerza, por lo cual el IFT tuvo que aceptar en su gobierno a algunos de ellos en 2009 (como la milicia Ahlu Sunna wal Jamaa). 

Las IFT controlan solo la capital, Mogadiscio, y en el NO se proclama Somaliland (ex protectorado británico unido a la Somalia ex italiana en 1960), al NE se proclama Puntland, la zona centro- norte tiene zonas autónomas, del resto, el 80% está bajo control pero en alianza con los clanes, jefes locales (incluyendo piratas) y bajo el movimiento islamista al-Shabab; al-Shabab (“la juventud”) es un grupo que defiende la sharía, recluta menores, influye también en Puntland, y es enemigo del IFT, rechaza la presencia de la ONU, ha decapitado cristianos y es sostenido por islamistas de Eritrea y al-Qaeda; los piratas asolan el Océano Índico y tienen excelente organización, alianza con la mafia rusa y financieros de Londres y Dubái. 

   
Somalíes refugiados en Dabaab
Hay una crisis alimenticia por la guerra, la falta de lluvias y las guerras internas de sus países vecinos (Yemen, Kenya, Etiopía, Djibouti, Uganda y Tanzania); tres millones de habitantes de la región centro- sur de Somalia carecen de alimento porque los señores de la guerra impiden el acceso a la ONU, a la Amison (African Mission to Somalia, de la Unión Africana) y otras instituciones; además entre 2009 y 2010 el IFT se apropió del 98% de la ayuda alimentaria; en la región más afectada 1,5 millones de niños padecen hambre, la mortalidad infantil es de 180 por cada mil (18%); el 19% de los niños están desnutridos; entre marzo y agosto de 2011 murieron unos 30.000 niños y 50.000 adultos, además del 90% del ganado, una de las pocas fuentes de subsistencia y moneda de cambio local. 

En 2011 la Iglesia Católica, a través del Consejo Pontificio Cor Unum destinó 60.000 millones de euros para el Cuerno de África, mediante el obispo de Djibouti y administrador apostólico de Mogadiscio, Giorgio Bertin; la ayuda se destina a todos los afectados sin importar si son católicos o no. En los 80 había unos 900.000 somalíes refugiados; cerca de dos millones de somalíes envían remesas a sus familias, así como filántropos islamistas; en 2010 hay más de 121 refugiados en cuatro campamentos de Etiopía, más de 600.000 en Kenia (460.000 de ellos en el campo Dabaab, el más grande del mundo), y más de 410.000 en el campamento de Afgoye, a 25 km., de Mogadiscio; Dabaab fue abierto en 1991 para 90.000 refugiados como máximo, sin embargo alberga ya tres generaciones (más de 10.000 de la primera). Hay además difusión de cólera, malaria y pulmonías, hay inflación, criminalidad. 

   
Cristiano decapitado por de al-Shadab

Los islamistas han llegado a infiltrarse entre los refugiados, por eso Etiopía teme la presencia de separatistas islamistas del Ogaden (zona rica en petróleo y gas, que China mira con interés); Kenya teme tensiones en el norte (de mayoría somalí) y combate a los piratas y al-Shabaab (que ha cometido atentados), pues los islamistas pretenden un emirato que incluya Ogaden, norte de Kenya y Djibouti. 

Fuente
Larivera, Luciano. “La strage silenziosa nel corno d`Africa”, La Civiltà Cattolica 2011 IV, 292- 301.

No hay comentarios:

Publicar un comentario