viernes, 10 de febrero de 2012

Protestantes, Ortodoxos, Judíos e incluso asociaciones no religiosas apoyan a los Católicos en sus protestas contra las violaciones del gobierno de Obama.

Ya son 145 diócesis católicas las que se encuentran unidas para protestar contra las violaciones del gobierno de los Estados Unidos hacia la libertad de religión y de expresión, especialmente en lo que toca a la objeción de conciencia. A primeras horas de la tarde del viernes 3 de febrero (hora italiana) ya eran 142 los obispos católicos con diócesis a su cargo los que se habían manifestado públicamente contra la normativa, lo que representa una oposición activa de casi el 80% de las diócesis católicas de EEUU (si contamos los pronunciamientos de tres administradores apostólicos en diócesis que aún esperan que se les asigne un obispo, serían 145 las diócesis en oposición activa).

En informes anteriores hemos mostrados los postulados de algunos de ellos, que van desde el reclamo directo a las entidades gubernamentales por tal violación hasta la aceptación del martirio en caso tal de que se presente. Las respuestas de algunos miembros del gobierno de Barak Obama han sido de recrudecimiento de la posición claramente abortista, que pretenden alejar a los cristianos, especialmente católicos de todas las entidades de sanidad, quitándoles "ciertos privilegios" y obligándoles a hacer algo que va en contra de sus creencias, como es el atentar contra la vida de un no nacido.

  
Barak Obama, presidente de los EE.UU.
(Foto: El Mundo)
A la Iglesia Católica, se han unido, mostrando claramente su preocupación Cuarenta asociaciones religiosas norteamericanas, protestantes y algunas judías, firmado una carta conjunta al presidente norteamericano, Barack Obama, con un mensaje que repiten enfáticamente: "no son sólo los católicos los que ponen objeciones a la exigencia de que los planes de salud cubran anticonceptivos que incluyen algunos abortifacientes (...) No escribimos en oposición a los líderes y organizaciones católicas; más bien, escribimos en solidaridad con ellos" .

Incluso entidades no propiamente pertenecientes a ninguna denominación religiosa, han dicho: "Creemos que el gobierno federal está obligado por la Primera Enmienda a acomodar las convicciones religiosas de organizaciones basadas en la fe de todo tipo, católicas y no católicas", añaden, y piden que se amplíe la exención a la norma a los empleadores religiosos, sus empleados y estudiantes. 

Episcopal Assembly of Canonical Orthodox Hierarchs in North and Central America. GOA / Dimitri Panagos
Asamblea de Obispos Ortodoxos de
EE.UU. (Foto: web oficial)
Además de ellos la Asamblea de Obispos Ortodoxos, que representa a 65 obispos americanos y 2.000 parroquias en EEUU, cuenta con el apoyo de los Patriarcas de Constantinopla, Moscú, Antioquía y varios países de Europa Oriental, ha emitido una nota en la que afirma que "unimos nuestras voces a la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU y a todos aquellos que protestan con firmeza contra la reciente decisión del departamento de Salud y Asuntos Humanos, y hacemos un llamamiento para que todos los fieles cristianos ortodoxos contacten hoy con sus representantes electos para comunicarles su preocupación ante esta amenaza a la santidad de la conciencia de la Iglesia".

Abortos y esterilizaciones "La Primera Enmienda de la Constitución de EEUU garantiza el libre ejercicio de la religión. Esta libertad se transgrede cuando a una institución religiosa se le exige que pague servicios contraceptivos que incluyen fármacos que provocan abortos y servicios de esterilización que violan directamente sus convicciones religiosas. Aportar estos servicios no debería ser una asistencia médica obligatoria. Nosotros, la Asamblea de Obispos Ortodoxos Canónicos, pedimos a la secretaria del departamento Sebelius y a la administración Obama que rescindan esta norma injusta y que respeten la libertad religiosa garantizada a todos los americanos en la Primera Enmienda".

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario