lunes, 13 de febrero de 2012

Las investigaciones sobre los casos de asesinatos contra los cristianos en India suelen ser abandonadas

Cristianos indios
(Collage: Diario digital Berea)
Poco o nada es lo que hacen los encargados de las investigaciones de los casos de violencia y ataques contra los cristianos en India, las cuales en muchas ocasiones suelen ser abandonadas por presiones de los mismos fundamentalistas que las han cometido.

Tal es el caso de la investigación sobre el asesinato de Rabindra Parichha, un catequista católico y activista de derechos humanos en Orissa, según cuenta a Fides el Hermano KJ Markose, un misionero Monfortiano y abogado, que trabaja en Kandhamal, lugar donde se desarrollaron los actos de violencia anti-cristiana en del 2008. A los 34 días del homicidio fue detenido un sospechoso pero fue puesto en libertad porque prometió cooperar con los investigadores, pero hasta ahora, no se ha llegado a nada.

"Me puse en contacto con tres colegas de Parichha. Ellos no saben nada sobre el caso", dijo a Fides el Hermano Markose. "Es triste que la policía aún no ha examinado el asunto y no tiene idea de quiénes son los culpables. Incluso miembros de su familia y sus colegas parecen haber dejado el asunto a su destino, tal vez por miedo. Voy a seguir el caso. Si la policía no responde, entonces se podrá presentar una queja formal ante el Tribunal", agrega. Sobre todo porque, dice el hermano Markose, "el retraso es capaz de destruir cualquier prueba".

El mismo destino para el asesinato de sor Valsa John,  de las Hermanas de la Caridad de Jesús y María asesinada en su casa en el distrito de Pakur (Jharkhand), en la tarde del 15 de noviembre. Inmediatamente después del asesinato, la policía arrestó a siete sospechosos, afirmando que el asesinato podría ser obra de "presuntos maoístas, junto con los habitantes de la aldea", donde vivía la monja. Pero nada concreto ha surgido y no hay evidencia sobre los autores y, sobre todo, porque según fuentes locales, se deben buscar entre los líderes de las empresas mineras a los que la monja había perjudicado con su trabajo con los indios. 

Hace unos días religiosas, sacerdotes, laicos y los fieles se reunieron en Rancagua para rendir homenaje a la mujer que "luchó contra el sistema corrupto con una Biblia y la Constitución de la India" (uno de los pocos objetos que encontraron entre sus pertenencias) Los activistas, informa a Fides Sor Joel, de la misma congregación que la hermana Valsa, han formado un comité para reunirse con las autoridades civiles en Jharkhand y preguntar para descubrir a los verdaderos culpables, es decir, los responsables que se esconden detrás de los asesinos del crimen.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario