miércoles, 29 de febrero de 2012

La larga espera de los refugiados iraquíes

Los cristianos que huyen de Irak hacia Turquía desde 2003 se encuentran muchas veces mal acogidos, la denuncia la realizó el padre salesiano Andrés Calleja desde Estambul (Turquía) a la Fundación Pontificia Aiuto alla Chiesa che Soffre (Ayuda a la Iglesia que sufre) en febrero de 2012. Según el religioso, rector de la comunidad salesiana en Estambul desde 2011, los cristianos sufren una larga espera en las oficinas turcas, buscando un visado que les permita salir hacia Canadá, Europa y Estados Unidos. 

"En promedio esperamos entre tres y cuatro años durante los cuales los adultos no tenemos permiso de trabajo  y a los niños no se les permite ir a la escuela" según denuncias a la Fundación Pontificia; además muchos refugiados cristianos son destinados a localidades donde no hay servicio pastoral cristiano. 

   
Esperando visa
La Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que sufre colabora con la comunidad salesiana para que los niños cristianos refugiados reciban educación, sobre todo porque desde el aumento de la violencia en Irak, muchos padres cristianos no han enviado a sus hijos a la escuela por temor. Sin embargo no es fácil para los religiosos salesianos enseñar a los niños refugiados, pues el Gobierno turco exige a los institutos de enseñanza privada registrar a los estudiantes, y puede cerrar las escuelas cristianas que reciban ilegalmente estudiantes. A los adultos muchas veces les hace falta un lugar dónde vivir y sobre todo trabajo mientras esperan la visa. 

   
Cristianos asirios
En Irak en 2012 los cristianos solo son el 1%, repartidos entre caldeos (católicos, son más del 70% de los cristianos iraquíes), asirios del Este (Nestorianos, el segundo grupo en número), católicos armenios (refugiados desde 1915), armenios gregorianos, coptos ortodoxos, griegos ortodoxos, melquitas, siro-católicos, siro-ortodoxos, anglicanos (militares británicos), además hay adventistas. 


Fuente
"La lungha attese dei rifugiati iracheni", en http://baghdadhope.blog

2 comentarios:

  1. la persecución de los cristianos es un camino de nunca acabar en estos tiempos, aun a pesar de de encontrar un solución, nunca parece ser completa. que Dios regale las fuerzas para soportar nuestras persecuciones particulares

    ResponderEliminar
  2. De seguro la gracia del Señor se manifiesta en aquellos que son siempre fieles a su palabra. La persecución es una realidad dura, pero también el hecho de que sin ellas la Iglesia generalmente deja de ser testimonio. En nuestras naciones occidentales la Iglesia desgraciadamente se ha relajado porque no se siente amenazada. Que bueno sería que acabaran las persecuciones, pero mejor que siendo "libres" manifestemos fielmente aquello que tanto defendimos. Dios te sigue bendiciendo!!!!

    ResponderEliminar