sábado, 4 de febrero de 2012

La Iglesia de EE.UU. no abandonará bajo ningún pretexto su compromiso con la Vida

Monseñor Daniel R. Jenky,
Obispo de Peoria (U.S.A.)
Monseñor Daniel R. Jenky, obispo de Peoria, ha reinstaurado en todos los templos de su diócesis la oración a San Miguel Arcángel, que se usaba en EE.UU. durante la Guerra Fría para pedir por los cristianos perseguidos tras la cortina de hierro (en España: el Telón de Acero, que hace referencia a la división de los Estados de Europa Occidental entre comunistas y capitalistas, tras la Segunda Guerra Mundial), especialmente en la Unión Soviética. 

Los cristianos de EE.UU. y sus obispos, son consientes de que en esta ocasión "el enemigo a combatir" por medio de la oración, no solo son un grupo de Estados totalitarios que pretender apagar todo rastro de Cristo de la sociedad, sino su propio gobierno (supuestamente democrático y máximo defensor de los derechos humanos) que con sus políticas claramente anticristianas, pretende imponer a la Iglesia cumplir con obligaciones que van en contra de los valores por ella predicados, especialmente en contra del don de la vida y la dignidad de la persona humana.

A continuación coloco una traducción, hecha por Religión en Libertad, de la carta de Monseñor Jenky, la cual fue leída en todas las parroquias de su diócesis, durante la homilía del domingo pasado:

24 de enero de 2012

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

En la historia de los Estados Unidos, el viernes 20 de enero de 2012, permanecerá como un momento de enorme peligro para la libertad religiosa. En ese día, la administración Obama anunció regulaciones que requerirían que las instituciones católicas ofrezcan programas con abortifacientes, esterilizaciones y servicios contraceptivos.

Si estas normas se efectuaran realmente, podrían llevar al cierre de cada escuela, hospital y ministerio público de nuestra Iglesia, lo que quizá es su intención subyacente.

Lo que está perfectamente claro es que se trata de un ataque patente contra los derechos de la Primera Enmienda de cada creyente católico. Bajo ninguna circunstancia, sin embargo, nuestra Iglesia abandonará su compromiso firme con el Evangelio de la Vida.

Por lo tanto, llamo a todos los fieles de esta diócesis a que se opongan vigorosamente aeste asalto gubernamental sin precedentes contra las convicciones morales de nuestra fe.

Bajo la Constitución [de EEUU] ningún presidente tiene autoridad para requerir nuestra cooperación con lo que consideramos un mal intrínseco y pecado mortal. Debemos, pues, oponernos por todos los medios a nuestra disposición a esta grosera infracción de nuestros derechos como ciudadanos católicos a practicar nuestra religión libremente.

Este país luchó una revolución para garantizar libertad, pero claramente ha llegado el momento de reafirmar nuestros derechos humanos fundamentales. Estoy sinceramente horrorizado de que esta nación que siempre amé haya llegado a este paso radical y lleno de odio, de intolerancia religiosa.

Espero y rezo para que toda la gente de buena voluntad apoye la resistencia basada en la fe de nosotros, sus vecinos católicos.

Aunque son principalmente los laicos los que deben tomar el papel líder en la acción política y legal, como vuestro obispo es mi clara responsabilidad convocar a nuestra iglesia local al combate espiritual y temporal en defensa del cristianismo católico.

¡Tened fe! ¡Tened coraje! ¡Luchad con bravura por lo que creéis! Os commino a que no os dejéis intimidar por políticos extremistas ni por la malicia que los secularistas culturales preparan contra nosotros. Recordad siempre que "Aquel que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo" (1 Juan 4,4).

Hasta que este grave asunto se resuelva favorablemente, pido que cada parroquia, escuela, hospital, Centro Newman y casa religiosa de la diócesis inserte la Oración a San Miguel Arcángel entre las intercesiones generales del domingo, justo antes de su oración conclusiva.

Es el invencible arcángel de Dios quien dirige las huestes celestiales y los enemigos de Dios serán finalmente derrotados. Esta oración deberá anunciarse como "Una oración a San Miguel Arcángel por la libertad de la Iglesia Católica en América".

¡Que Dios guíe y proteja a su Santa Iglesia!

Sinceramente vuestro en Cristo,

Daniel R. Jenky, C.S.C, obispo de Peoria

Y por si nos queremos unir a las intenciones de Monseñor Jenky y de los cristianos estodunidenses, les propongo, si me lo permiten, hacer la oración a San Miguel Arcángel:

"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.
Amén."

Fuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario