viernes, 10 de febrero de 2012

Irán y las minorías religiosas

Foto: V.I.
Por: Marco Tosatti
V.I.

El sistema judicial de la República Islámica de Irán ha condenado a 597 ciudadanos iraníes a un total de 302 años de privación de sus derechos sociales, y exponentes de las minorías religiosas en Irán han recibido sentencias que ascienden a un total de 3776 meses de prisión. Un documentode la división de estadísticas y documentos de Human Rights en Irán presenta un análisis de la situación de los derechos humanos en el régimen de los ayatolás correspondiente al año que acaba de terminar. Una agencia de información cristiana, Mohabat News, lo ha dado a conocer.

El informe afirma: «Obviamente, a quien busca obtener datos para un informe de este tipo, se le presentan muchos obstáculos, porque la República Islámica de Irán no permite a los activistas y a los defensores de los derechos humanos que cumplan con su trabajo recopilando información sobre violaciones a los derechos humanos fundamentales. Además, prohíbe la libre circulación de la información y no reconoce la validez de este tipo de informes». De aquí se desprende que las organizaciones que se interesan por estos problemas pueden realizar investigaciones solo sobre una pequeña parte de las numerosas violaciones a los derechos humanos que se verifican en el país, y elaborar un informe preciso basado en estos datos.

Pero, incluso teniendo en cuenta todas estas dificultades e impedimentos, se pueden individuar algunas tendencias. Y, en particular, se puede ver que el régimen está intensificando la presión sobre las minorías religiosas; no solo las cristianas —a pesar de la particular presión ejercida sobre las Iglesias protestantes «no tradicionales»—, sino sobre todas las formas de religiosidad que se distancian de la versión chiita de fe islámica.

Un cálculo aproximado muestra que, en el 2011, se denunciaron 2751 casos que, según los especialistas de derechos humanos, llevaron a 1 120 000 violaciones de artículos de convenciones sobre los derechos humanos que el régimen de Teherán se ha comprometido a respetar. El informe afirma que se emitieron 498 sentencias de condena a muerte, y que 529 personas fueron ajusticiadas oficialmente en las diferentes provincias del país durante el año que acaba de terminar. Y, además, el sistema judicial iraní condenó a 597 personas por un total de 302 años de privación de los derechos sociales.

Lo anterior es válido para la población en general, sin criterios de discriminación particulares. Si se observa en detalle, en cambio, la situación de las minorías religiosas, a las que se dedica una sección particular del informe estadístico, se hallan datos extremadamente interesantes. El total de los casos considerados que tienen como protagonistas a exponentes de las fes diferentes de la mayoritaria asciende a 214. Lo que quiere decir que durante el año pasado fueron arrestados 378 ciudadanos. En al menos nueve episodios, a las minorías religiosas se les impidió conducir ceremonias religiosas para las que se estaban preparando.

Hubo cuatro episodios de palizas; trece casos de destrucción o de cierre de las propiedades de las minorías religiosas; treinta casos de daños a personal empleado por las minorías, y en tres ocasiones se impidió la sepultura de las personas fallecidas. En 18 casos, a las minorías religiosas se les impidió llevar a cabo actividades financieras, y en 106 casos, fueron convocadas ante las fuerzas de seguridad o las autoridades judiciales. Además, se registraron 186 violaciones a los derechos humanos de exponentes de las minorías religiosas.

Ciento dieciséis exponentes de minorías religiosas fueron condenados a un total de 3572 meses en prisión, 204 meses de prisión suspendida, 25 millones de riales en multas, 250 azotes y 1716 meses de privación de los derechos sociales. En 214 denuncias se hallaron 274 violaciones a los derechos de las minorías religiosas, que involucraron a 876 personas. Los bahaíes se encuentran en el primer lugar en 100 ocasiones; los derviches, en el segundo con 46 episodios; los cristianos, en el tercer lugar con 29; luego los musulmanes suníes, con 26 episodios; y los Ahl-e Haqq últimos, con seis episodios. En porcentaje, los bahaíes han presentado el 47 % de los casos; los derviches, el 21 %; los cristianos, el 14 % y los musulmanes suníes, el 12 %. Los salafistas aparecen en este cuadro con el 2 %; los Ahl-e Haqq, con el 3 %; y, por último, las demás minorías religiosas con el 1 %. El informe, según sus redactores, revela, sin embargo, solo una fracción de un cuadro mucho más amplio de violaciones a los derechos humanos de las minorías religiosas del país.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario