domingo, 26 de febrero de 2012

Hora Santa por los cristianos perseguidos

Niña pakistaní (Foto: AIN)
El pasado jueves 23 de febrero a las 6:00 pm, la Familia Trinitaria convocada por Solidaridad Internacional Trinitaria (SIT), en la tradicional Hora Santa por los cristianos perseguidos del 23 de cada mes en la iglesia de San Carlino alle Quattro Fontane, colocó ante el Santísimo Sacramento la vida y el sacrificio de tantos niños cristianos que sufren -en las escuelas de naciones islámicas- a causa de su fe.

La Oración comenzó con la lectura de un martirologio de jóvenes y niños que han sido agredidos por sus compañeros de clases, muchas veces incitados por sus profesores, por el simple hecho de ser cristianos, ocasionándoles incluso la muerte, como es el caso de Ayman Nbail, estudiante cristiano copto, asesinado por llevar una cruz en el cuello. 

En algunas escuelas de países de mayoría musulmana, los cristianos - como todos los niños - están obligados a recitar el Corán y aquellos que no lo hacen, son golpeados por sus profesores. Las familias prefieren callar ante esta situación, pues saben bien que en naciones como éstas, ellos siempre tienen las de perder.

Iluminados por el Evangelio de Lucas 23, 33-47, explicado por el Papa Benedicto XVI, se reflexionó sobre las últimas palabras de Jesús en la Cruz, orientadas siempre hacia "el perdón de aquellos que nos hacen el mal" y la confianza plena en Dios en medio de los sufrimientos. Dos cosas que los niños cristianos perseguidos saben muy bien y enseñan con su testimonio. Un ejemplo de ello es Hussein, niño turco de 11 años, agredido y abusado por sus compañeros de escuela por declararse cristiano y tratar de compartir su fe, pero que se siente orgulloso de sufrir como Jesús y perdona a sus agresores.

La ceremonia estuvo presidida por el Ministro General de la Orden Trinitaria, Fr. José Narlaly, quien al final del encuentro impartió la bendición con el Santísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario