martes, 14 de febrero de 2012

«El pueblo (nigeriano) necesita salir de este infierno»

Madre Cherubina Bataglia,
Superiora General de las HH.
del Sdo Corazón de Ragusa.
(Foto: Web de las hermanas)
Por: Sante Altizio
V.I.

Vive en Roma, pero su corazón late, con una ansiedad no siempre controlable, en Nigeria. Sor Cherubina Battaglia es superiora general del Instituto de Hermanas del Sagrado Corazón de Ragusa. Es religiosa de larga data, y sabe cuándo es hora de preocuparse y cuándo no.

Y este es uno de esos momentos en los que es inevitable preocuparse. Gran parte de Nigeria está en llamas por una guerra religiosa de límites pocos claros. Y, en este país, las hermanas de Ragusa tienen una comunidad. «Se encuentra en la diócesis de Ahita, en Mbaise, en el Imo State. La región es la de Owerri, lo que fuera la antigua Biafra». Lejos del epicentro del enfrentamiento, por suerte. ¿Y entonces? ¿Todo está bien? «No tanto. Nigeria es un país inestable, y no de ahora. Los grupos armados irregulares recorren también nuestra zona. Se trata de saqueadores en busca desesperada de dinero. Buscan dólares o euros, les tiene sin cuidado».

Las monjas de Ragusa llegaron en 1995 y abrieron una casa de formación. Hoy hay 22 jóvenes nigerianas que han elegido la vida religiosa. Todas de etnia ibo. «Nuestro trabajo pastoral allí no puede resumirse. En misión se hace todo. Todo lo que el contexto necesita. Y el contexto nigeriano necesita de mucho. Es un país que vive del petróleo, pero se encuentra lacerado por la violencia y por las diferencias sociales. Ese es el contexto en el que trabajamos y trabajaremos».

Noviciado en Enyiogugu (Nigeria)
(Foto: web de las hermanas)
El año próximo abrirán una comunidad en Port Harcourt, en una de las cuencas petrolíferas más grandes de la zona. «Hay muchos técnicos italianos. Seremos, de alguna manera, también un apoyo para ellos».

¿Y luego? «Y luego está la superiora de Mbaise, sor Irene Russo, que tiene un sueño: abrir una casa al norte, allí donde las tensiones son enormes y la necesidad de llevar un testimonio de no violencia es fundamental». ¿Lo haréis? «Conociendo la fuerza espiritual y el temperamento de sor Irene, no tengo dudas. Es siciliana, y se formó en Estados Unidos. Es una mujer con determinación, y nosotras estamos y estaremos a su lado. Nigeria, el pueblo nigeriano entero, necesita salir de esta descabellada situación».

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario