sábado, 25 de febrero de 2012

El acoso escolar hacia los niños cristianos en las naciones islámicas

Foto: Noticias cristianas.
El acoso escolar - conocido como ‘bulling’-, se ha convertido en un problema cotidiano en las escuelas. La sociedad occidental lo considera una perversión de las relaciones entre compañeros de clase y los pedagogos y docentes estudian cómo frenar este fenómeno.

Sin embargo, en los países musulmanes la situación es otra. Allí el acoso escolar se presenta contra los niños cristianos, alentado por los mismos profesores y totalmente consentido por la sociedad.

Se conocen casos de niños cristianos que han sido atacados, torturados y asesinados por sus colegas musulmanes ante la mirada permisiva de los maestros.

Recordemos algunos casos:

En Egipto, Ayman, joven de 17 años, fue agredido por unos compañeros, incitados por su profesor, quienes le propinaron una golpiza que le ocasionó la muerte. Todo por llevar una cruz de madera en el cuello.

En Pakistán en varias ocasiones, algunas niñas cristianas han sido acusadas de blasfemia por haber escrito el nombre de Alá o de Mahoma, con mala ortografía.

Recientemente en Turquía, Hussein, un niño de 11 años, cuyo padre fue un líder religioso musulmán que se convirtió al cristianismo, hizo pública profesión de fe cristiana al usar un collar con una cruz de plata en la escuela ya que quería compartir su experiencia religiosa. Los compañeros de clase de Hussein se burlaban, le escupían, y abusaron de él.

En estos, como en la mayoría de países islámicos, los estudiantes no musulmanes están obligados a asistir a los estudios islámicos. Incluso en algunas escuelas cristianas se va dando un paulatino proceso de islamización. Los que se niegan a recitar las oraciones del Corán y el Sharia, la ley islámica, son golpeados a menudo por el profesor.

Mientras en Occidente el acoso escolar es considerado una lacra y se busca cómo solucionar este problema, en el mundo musulmán está legitimado y es aplicado por los maestros y directores de escuela con el beneplácito de las asociaciones de padres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario