sábado, 14 de enero de 2012

Tarek Heggy: "La revolución no ha terminado. Es necesario hacer prácticas de democracia"

Tarek Heggy, musulmán dispuesto
a defender los derechos de los cristianos
coptos en Egipto.
Por: Marta Petrosillo

Tarek Heggy es un intelectual que siempre ha alternado la carrera de dirigente en el sector petrolífero con la enseñanza y la escritura en diferentes publicaciones. Y hace algunos meses tomó en consideración la posibilidad de presentar su candidatura a las elecciones parlamentarias en Egipto, guiando un nuevo partido liberal. Ayuda a la Iglesia que Sufre ha hablado con Tarek Heggy a propósito de los recientes hechos en Egipto.

Doctor Heggy, ¿cuál ha sido su reacción por la viva participación de los coptos en las protestas?

Por primera vez desde 1952, en la Plaza Tahrir los coptos se han manifestado fuera de su catedral, tras años de negatividad política y de esconderse en las iglesias. Esta actitud es el resultado de la progresiva islamización de la sociedad egipcia y del liderazgo inaugurado por el jefe de la iglesia copta ortodoxa, Shenūda III, que se instaló en el cargo como única representación de los fieles. Pero finalmente el 25 de enero pasado, los coptos salieron de su concha.

¿Tras las masacres de Nag Hammadi en el 2010 y de Alejandría en el 2011, los coptos tienen que esperarse otros ataques durante la próxima Navidad copto-ortodoxa?

La violencia contra los coptos no se desvanecerá si no se toman una serie de medidas constitucionales, legales y administrativas. Es indispensable definir las relaciones entre los egipcios en base al principio de ciudadanía y además el gobierno tiene que comprometerse en la protección de los coptos y de sus iglesias. Y no pienso precisamente que esto vaya a pasar dentro de poco tiempo.

Los Salafíes y los Hermanos Musulmanes, sin embargo han prometido que defenderán a los cristianos durante las funciones navideñas.

No tengo confianza en el hecho de que los islamistas comprendan la moderna acepción de ciudadanía. Por lo tanto, no creo que un gobierno islámico pueda ser justo totalmente con los no musulmanes.

Abba Eban decía "los árabes no pierden nunca la oportunidad de perder la oportunidad". ¿Vale también en el caso de la primavera árabe?

La oportunidad que hemos perdido esta vez ha sido la de llegar hasta el fondo de la revolución. Las protestas terminaron nada más que los tiranos cayeron. Sin embargo habrían tenido que continuar hasta la completa caída de los regímenes.

Escena de las protestas contra el antiguo gobierno egipcio.
Los artífices de la primavera árabe no ganaron las elecciones para el parlamento.

En el caso de Egipto, el levantamiento del 25 de enero fue iniciado y dirigido por hijos e hijas de la clase media que no se inspiraban en ninguna ideología religiosa. Desgraciadamente, sin embargo, los frutos de la primavera árabe han sido recogidos por el ejército y los islamistas.

¿Cómo se explica que durante los primeros dos turnos los Salafíes y los Hermanos Musulmanes hayan recibido el 60% de los votos?

Muchos votaron en base a su pertenencia religiosa y ello depende de la alta tasa de analfabetismo y de la falta de instrucción. Las instituciones islámicas oficiales luego han jugado un papel determinante en el apoyo tanto a los Salafíes como a los Hermanos musulmanes.

¿Cree que los egipcios están preparados para la democracia?

Hacer prácticas de democracia es el único camino que se puede recorrer. Egipto absolutamente tiene que convertirse en un país democrático y no en una república islámica. Aunque sea inevitable cometer errores. 

El pasado mes de julio -en una entrevista concedida a la BBC- usted declaró que tenía una confianza completa en el ejército. ¿Sigue opinando lo mismo?

No, admito que estaba equivocado. Mis declaraciones dependían del alivio que sentía viendo que, en los días del levantamiento, los militares se habían puesto de la parte de la población y contra el régimen. No pongo en duda las intenciones del ejército, pero considero que son inadecuados para guiar Egipto en la era post-Mubarak.

Cristianos y musulmanes marchan unidos
a favor del cese de la violencia religiosa.
Hace algunos meses se habló de usted como guía de una nueva partido. Sin embargo, la formación no se presentó a las recientes elecciones legislativas.

Todavía no he tomado una decisión al respecto. Lo haré cuando se ratifique la nueva Constitución y se elija un nuevo presidente. Personalmente he siempre sostenido la necesidad de redactar la Carta Constitucional antes de las elecciones. Es más racional conocer las reglas del juego antes de iniciar a jugar.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario