miércoles, 25 de enero de 2012

Reporte sobre la persecución religiosa en México en la época de Los Cristeros

México no es solo el país de Nuestra Señora de Guadalupe, sino también el de una fuerte corriente política y cultural anticlerical desde inicios del siglo XX, que provocó persecuciones religiosas y difamaciones. En 1926 el presidente Plutarco Elías Calles (1924- 1934) afianza la Revolución Mexicana, pero su política anticlerical provoca el levantamiento de unos 50.000 cristeros (1926), católicos campesinos de las montañas occidentales y Yucatán que formaron guerrillas, aunque sin el pleno respaldo episcopal; la descatolización buscó implantarse por la fuerza de 1914 a 1940 en México, y la Ley 130 facultaba a los gobernadores estatales a imponer cuotas y requisitos especiales a los “ministros de culto”:(en Tabasco se les obligó a casarse, en Chihuahua se obligó a reducir el número de sacerdotes, en Tamaulipas se expulsó a los extranjeros, etc.; en 1925 se intentó una iglesia nacional separada del Vaticano y se mantuvo la guerra, no sin abusos de ambos bandos. 

La resolución formal del conflicto se dio entre el gobierno de Emilio Portes Gil (1928- 1930) y, por parte del Episcopado Mexicano, el obispo Pascual Díaz y el arzobispo Ruiz y Flores en junio de 1929, después de las negociaciones, con la mediación del embajador de Estados Unidos, Dwight D. Morrow; se estableció un acuerdo de paz que suponía la no aplicación de las disposiciones legales emanadas bajo el régimen de Plutarco Elías Calles, pero sin abrogarlas; cuando los cristeros que habían tomado las armas aceptaron deponerlas ante la reanudación de las actividades de culto, se puso fin a la llamada guerra cristera. 

El presidente Lázaro Cárdenas (1934- 1940) mantuvo la persecución a los católicos y enemigos políticos; pero Cárdenas disolvió las bandas de Camisas Rojas, anticatólicos fundados por el gobernador de Tabasco, Tomás Garrido Canabal, para combatir a los cristeros, incluso dentro de la Universidad Autónoma de México (UNAM). En 1988 se inicia el proceso de canonización de mártires cristeros, y en 2011 la película “La Cristiada” puso de nuevo el tema de la revolución cristera en la opinión pública, un tema que la historia oficial ha querido sepultar o difamar.

Fuente: 
Meyer, Jean. Historia de los cristianos en América Latina. Siglos XIX y XX. México, Vuelta, 1989. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario