sábado, 28 de enero de 2012

La Iglesia profética de Brasil y sus mártires

En 2003 llega al poder en Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, antes obrero y sindicalista, desarrolló una política de comercio junto con mayores políticas sociales; bajo su gobierno el desempleo disminuyó del 12, 3% (2003) al 7, 9% (2008) y Brasil pasó a ser una de las primeras potencias económicas del mundo; pese al crecimiento, en 2011 Brasil era el número 60 en distribución de renta, número 80 en inversión en educación, y el 1% de la población sigue controlando el 46% de las tierras cultivables. 

En la lucha por mejorar las condiciones sociales del país donde más hay católicos en el mundo (120 millones), la iglesia católica ha aportado mártires que lucharon contra dictaduras militares, apoyadas por EEUU en la Guerra fría y la Doctrina de Seguridad Nacional (ISN) que se implantó en Brasil bajo el régimen militar del general Castelo Branco (1964). La ISN afirma que se necesita un poder para destruir toda oposición, no distingue medios violentos de no violentos, ni entre diplomacia y guerra, entre violencia preventiva y represiva, y no hay límites éticos.

Monseñor Hélder Cámara
En 1952 nace la CNBB (Conferência Nacional dos Bispos do Brasil) por iniciativa de Dom Hélder Cámara, capellán nacional de la Acción Católica y obispo auxiliar de Río de Janeiro, que se convierte en su primer Secretario General hasta 1964, y quien junto a otros obispos, sacerdotes y laicos jóvenes progresistas tienen el apoyo del nuncio Dom Lombardi (1954-1964), figura destacada en el aggiornamento de la Iglesia brasileña, inspirados por Jacques Maritain y otros pensadores; Hélder impulsó la Juventud Universitaria Católica (JUC), que inspirada en Emmanuel Mounier criticaban las estructuras injustas; Dom Hélder Cámara llegó a sufrir amenazas y atentados, pero no dejó de ser un obispo profético. 

En los 50 hay una cooperación temporal en alfabetización rural, pero al caer Goulart (1964) 216 agentes pastorales y 104 sacerdotes, religiosos y religiosas fueron encarcelados, tres padres murieron asesinados y algunos obispos fueron perseguidos, entre ellos, Dom Hélder Cámara (Olinda-Recife), Dom Fragoso (Crateus, Ceará), Adriano Hippólito (Nova Iguaçu, Rio), Alano Pena (Marabá, Pará), Estevao Avelar (Conceição do Araguaia, Mato Grosso), Pedro Casaldáliga (São Felix do Araguaia, Mato Grosso). 

En 1967 asume el poder otro militar, el mariscal Costa e Silva; tuvo roces con los obispos proféticos del Nordeste, y con Antonio Fragoso, obispo de Crateus (Ceará) y, sobre todo, Dom Hélder Cámara, arzobispo de Olinda-Recife (Pernambuco); en 1968 Dom Candido Padim compara la ISN con el Nazismo y critica el militarismo, a la luz del documento de Medellín (1968). 
Favela de Rio de Janeiro
Dom Aloísio Lorscheider, obispo de apertura y espíritu conciliar, es nombrado secretario general de la CNBB y en los años 70 y 80 la mayoría de los obispos brasileños fueron la corriente profética que defendió a indígenas, negros, habitantes de favelas, líderes campesinos sin tierra, etc., muriendo incluso varios sacerdotes, catequistas, líderes populares, miembros de las Comunidades Eclesiales de Base (CEB) y Dom Hipólito, obispo de Nova Iguazú (Brasil). 

En 1973 son publicados los documentos de la Regional de la CNBB Centro-Oeste "Marginalização de um povo", y del Nordeste II "Ouvi os gritos do meu povo", que mostraban la ruptura de los obispos con el Poder y al mismo tiempo su aproximación al pueblo pobre; la CNBB se puso al lado de la población brasileña e emprendió luchas históricas, ella comenzó el proceso de creación de la única ley hecha por iniciativa popular en el Parlamento Brasileño –la “Lei Ficha Limpa”-, que busca contener la candidatura de políticos corruptos. 

Mujeres del Movimiento Sin Tierra
El Cardenal franciscano Dom Paulo Evaristo Arns, arzobispo de Sao Paulo (1970- 1998), luchó contra la tortura en Brasil, Paraguay y Chile;  defendió los derechos de los pobres, denunció los abusos de terratenientes contra campesinos sin tierra, contra indígenas, la violencia en las favelas, la criminalidad en aumento, migraciones por hambre, narcotráfico, la doctrina de seguridad nacional. Arns enfatizó en evangelizar desde la realidad, la repartición de los bienes. Monseñor Pedro Casaldáliga, obispo de São Felix do Araguaia, apoyó a los indígenas Tapirapé, Karajá y Xavante a reconquistar su territorio. Y hay muchos más ejemplos de esta iglesia profética, que sigue en lucha frente al desafío de un progreso donde, los beneficios solo llegan a los poderosos. 

Fuente: 
Del Valle, Luis. “El Cardenal Arns, de Sao Paulo: La injusticia, escándalo de un continente cristiano”, Proceso 115, 15 de enero de 1979. pp. 129- 140. 
Luna, Patricia. “La lucha por la tierra en Latinoamérica sigue manchada de sangre”, AFP, 24 de noviembre de 2011.
Marín, Richard. “Dios contra Cesar o las metamorfosis del catolicismo Brasileño bajo el régimen militar (1964 - 1985)”, Historia Crítica Nº 24, Diciembre 2003, pp. 51. 
SELARE. Curso sobre realidad de América Latina. Manual metodológico. Bogotá. Unidad VI ¿Quiénes deciden nuestra situación?, pp. 87- 94. 
Boff, Clodovis. “La originalidad histórica de Medellín”, RELAT, p. 6, http://servicioskoinonia.org/relat/203.htm (acceso: 20/07/2011)
Comblin, José. “Puebla, 20 años después” http://ar.groups.yahoo.com/group/foro_de_educadores_cristianos/message/1064 (acceso: 20/07/2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario