lunes, 23 de enero de 2012

Informe de persecución en Colombia 2011


  
Padre Richard Piffano
Colombia aparece entre los países con persecución religiosa, pero debido a grupos armados más que a una política de Estado. El 27 de enero de 2011 fueron asesinados los padres Rafael Reátiga Rojas (35 años), y Richard Armando Piffano (34 años) en la localidad Kennedy, de Bogotá (Colombia); el padre Rafael Reátiga era párroco de la catedral Jesucristo Nuestra Paz (barrio León XIII, Soacha, cerca de Bogotá) y el padre Piffano era párroco en San Juan de la Cruz, barrio Grancolombiano (Kennedy, Bogotá); Reátiga trabajaba con jóvenes con problemas de pandillas, y estaba investigando sobre las víctimas de falsos positivos de Soacha, Cundinamarca (de 2006 a 2008). Los sacerdotes fueron asesinados en un coche y, aunque portaban dinero y objetos valiosos, ninguno de ellos fue robado, lo que conduce a la sospecha de que buscaban asesinarlos y no robarles. 

   Al padre Luis Carlos Orozco lo mataron en el atrio de la catedral donde daba la misa.
Padre Luis Carlos Orozco
Los falsos positivos son civiles reportados como guerrilleros o delincuentes caídos en falsos combates con el Ejército, se trata sobre todo de jóvenes pobres y desempleados, reclutados en la ciudad y llevados a zonas violentas bajo pretexto de ofrecerles un trabajo, pero asesinados días después; según el Cinep (Centro de Investigación y Educación Popular, creado en 1972 por los Jesuitas) de 1988 a noviembre de 2011 se han registrado 961 casos de falsos positivos, con 1.741 víctimas; entre el 2002 y 2010 ocurrieron 731 casos, lo que representa el 76% del total de las denuncias.

El 12 de febrero de 2011 fue asesinado el padre Luis Carlos Orozco Cardona (26 años) en Rionegro (Antioquia), por la banda La Pamplonita (que opera desde el 2002, además en Itagüí, Guarne, La Ceja y Marinilla); el padre ayudaba a jóvenes que buscaban alejarse de las pandillas. En los años 50 la situación era distinta, y las muertes se dieron sobre todo por la disputa política entre los dos partidos políticos tradicionales, el Liberal y el Conservador. 

Tras el asesinato del popular líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, se inició en Colombia el periodo llamado “La Violencia” (1948- 1958) que provocaría unas 200.000 muertes; durante tres días en Bogotá los gaitanistas saquean almacenes, queman las oficinas del diario conservador El Derecho, destruyen muebles y archivos de casas de notables conservadores, el Palacio de Justicia, el Ministerio de Educación, la Gobernación de Cundinamarca, la Procuraduría General, la Nunciatura Apostólica, el claustro de Santa Inés, el convento de las Dominicas, etc., mueren unas 3.000 personas tras llegar refuerzos militares desde Tunja, y las matanzas entre conservadores y liberales se desarrollan sobre todo en el centro del país.

En Armero (Tolima) el padre Pedro María Ramírez Ramos fue la única víctima mortal (hubo algunos heridos) tras destrozar el templo, supuestamente porque había armas, siendo asesinado el 10 de abril, y las Madres Eucarísticas debieron refugiarse en Fresno, donde las acogió el padre Germán Guzmán; el padre Jesús Barco (de La Plata, Huila) escapó de Guayabal tras amenazas y fue encarcelado por los liberales al llegar a Armero. Pedro María es uno de los primeros sacerdotes mártires modernos de Colombia, y su sacrificio injusto consternó a los ciudadanos; pero tras él morirían otros sacerdotes, religiosas, catequistas y líderes mártires.

Fuente: 
“Hurto, la hipótesis del asesinato de sacerdotes en Bogotá”, El Espectador, 31 de enero de 2011.
 “Colombia 2002- 2006: Situación de derechos humanos y derecho humanitario.”
¿Por qué mataron al padre Luis Carlos Orozco?, Caracol, 6 de marzo de 2011.
Redacción Justicia y Unidad investigativa “Falsos positivos”, secretos de una gran atrocidad”, en El Tiempo, 18 de octubre de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario