domingo, 15 de enero de 2012

El Patriarca de Moscú pide a Putin que sea dialogante

Resumen/Infocátolica. La Iglesia Ortodoxa Rusa, tradicional aliado de Vladímir Putin desde su llegada al poder en 1999, ha decidido sumarse a las demandas de cambio. «Las autoridades deben corregir el rumbo dialogando y escuchando a la sociedad, entonces todo irá bien», aseguró Kiril, Patriarca de Moscú, con ocasión de las celebraciones de la Navidad ortodoxa. Kiril advirtió del peligro de que el Gobierno desoiga las exigencias de los participantes en las mayores protestas desde la caída de la Unión Soviética.

El patriarca de Moscú aseguró que "si las autoridades permanecen insensibles a la expresión de las protestas, eso será muy mala señal. Será una demostración de la incapacidad de las autoridades de adaptarse". El primado de la Iglesia Ortodoxa rusa, hizo estas declaraciones al primer canal de la televisión rusa, el más visto del país.

Durante los últimos años, la Iglesia ortodoxa se ha convertido en uno de los pilares del sistema ideado por Putin, en el que los popes juegan un papel cada vez más influyente, lo que le ha valido la animadversión de liberales y comunistas, defensores de una sociedad secular.

Pero ello no ha sido óbice para que el patriarca Kiril defendiera el derecho básico de los ciudadanos en un sociedad libre de expresar su descontento con el Gobierno en el poder. "Si a la gente se le priva de tales derechos, entonces esto se tomará como una limitación de su libertad, lo que es muy doloroso", dijo.

El Patriarca llamó al Kremlin a no cometer el mismo error de las autoridades zaristas, cuya represión violenta de las protestas opositoras desembocó en la revolución bolchevique, una guerra civil y en el asesinato de la familia imperial.

"Entonces, fuimos incapaces de mantener el equilibrio y la sabiduría. Destruimos nuestro país. ¿Por qué ocurrió? Porque las protestas, en muchos casos justas, fueron explotadas muy habilidosamente por fuerzas políticas ansiosas de poder", señaló.

Con todo, el Patriarca aseguró que "la palabra de la Iglesia no puede ser politizada", ya que "en la misma hay personas que estuvieron en las protestas y otros que hablan contra ellas".

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario