martes, 24 de enero de 2012

Católicos sufren constante discriminación en Bosnia y Herzegovina

Cardenal Vinko Puljic,
Arzobispo de Sarajevo.
AIN. Los católicos han de ser tratados con igualdad de derechos en Bosnia y Herzegovina, según ha reivindicado el Cardenal Vinko Puljic, Arzobispo de Sarajevo, en una visita a la asociación católica internacional «Ayuda a la Iglesia Necesitada». 

Los católicos sufren una discriminación sistemática en el mercado laboral, en las escuelas y otras esferas de la vida social. El objetivo de esta campaña es empujarles a abandonar el país. No se devuelven los terrenos y edificios propiedad de la Iglesia que fueron confiscados en la era comunista; los permisos para la construcción de iglesias se retrasan durante años. El Gobierno «no tiene interés alguno en devolver las propiedades a la Iglesia», mientras que las propiedades musulmanas sí son reintegradas. 

El Cardenal, de 66 años de edad, observa con preocupación la creciente islamización de Bosnia y Herzegovina. Con petro-dólares de Arabia Saudita se están construyendo en muchos lugares centros musulmanes y mezquitas. Sólo en Sarajevo se han construido en los últimos años al menos 70 mezquitas. En el país hay ya entre 3.000 y 5.000 wahhabitas (seguidores de una secta sunita radical, religión oficial en Arabia Saudita), que intentan obtener influencia en la sociedad. «Nadie en el Gobierno tiene la valentía de oponerse a esta situación», dice Puljic. 

La Iglesia católica es la única fuerza en la sociedad que se esfuerza por conseguir una convivencia pacífica y en igualdad de condiciones entre los diferentes grupos étnicos y religiones, continuó diciendo el Cardenal. «Somos una minoría, pero somos una fuerza constructiva que quiere contribuir al avance de la sociedad». 

El 40 por ciento de la población se confiesa perteneciente al Islam; el 31 por ciento, aproximadamente, pertenece a la Iglesia serbia-ortodoxa y el resto, a otras comunidades religiosas; los católicos son aproximadamente el 10 por ciento. De los 820.000 católicos que vivían en Bosnia y Herzegovina antes de la guerra entre 1992 y 1995, solo quedan 460.000. Y sin embargo, la emigración continúa. 

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario