viernes, 16 de diciembre de 2011

Joven cristiano converso se ve obligado a huir de Irán por amenazas islamistas

News image
Abdol-Rahman Mohammad Pouri, perseguido por
haberse convertido al cristianismo.
Abdol-Rahman Mohammad Pouri es uno de los miles de jóvenes iraníes que nació y se crió en una familia islámica estricta, pero optó por no seguir la religión de sus padres y se convirtió al cristianismo, siguiendo su corazón y su investigación personal . A pesar de que tuvo que abandonar su casa debido a los malos tratos causados familiares y amigos y a las presiones de las autoridades de seguridad, se ha mantenido firme en su fe y sigue creciendo en su relación con Dios. 

Este joven de 29 años, está en busca de asilo en el país vecino de Turquía. Él dice de sí mismo:. "Escuché acerca de Jesús en el año 1386 (Calendario persa que equivale al 2006-2007 de occidente) y dediqué mi vida a él en el 1387 (2007-2008). Inmediatamente después de que me de que me hice cristiano, comencé a compartir mi fe en la ciudad de Semnan. Esta acción me causó muchos problemas, ya que la ciudad es bastante pequeña. En consecuencia, y puesto que tenía algunos amigos cristianos bien en Mahabad, me mudé a la ciudad y alquilé una casa, desde continué con mi obra evangelizadora".

"En mi opinión, la violencia y las contradicciones en el Islam hizo imposible el que me sienta cerca de Dios. Por ello cambié mi religión tradicional por el cristianismo".

Separación de la familia y amigos

Abdol-Rahman explicó: "Cuando mi familia y mis amigos se enteraron de mi decisión, no lo aceptaron y me rechazaron. Me hicieron salir de la casa. Además, mis amigos comenzaron a llamarme apóstata e infiel. En Irán, cualquiera que se convierte al cristianismo se enfrenta a varios problemas. A pesar del amor que sentía por mi familia, tuve que dejar mi casa. Todo el mundo me rechaza. La única cosa que me ayudó a través de todos estos desafíos era mi fe en Cristo".

Restricciones de la sociedad tradicional

Abdol-Rahman habló acerca de las personas que optan por convertirse al cristianismo en la sociedad tradicional de Irán con todas las condiciones de seguridad. "No podemos expresar nuestra fe con otras personas o asistir a la iglesia con libertad. Y a causa de las dificultades que enfrentamos en ir a una iglesia, decidí dedicar mi casa de alquiler para ser utilizado como una iglesia". 

De acuerdo con este joven convertido al cristianismo, hablando abiertamente sobre su fe, ir a las iglesias era tan peligroso para él y sus amigos que tenían que reunirse en casa con el fin de adorar a Dios, recibir las enseñanzas cristianas y el estudio de la Biblia. Esto llamó la atención de las autoridades, por lo que le amenazaron de encerrarlo en la cárcel sino cerraba ese grupo de oración.

Criticó las leyes actuales basadas en la sharia de Irán, diciendo: "El régimen iraní se basa en las leyes y doctrinas del Islam y el que abandone el Islam es considerado un apóstata y merece ser asesinado. El régimen islámico tiene miedo de cualquier tipo de reunión, especialmente los que están en contradicción con la fe islámica y el régimen. En pocas palabras, no puede tolerar ninguna otra forma de pensar que la suya".

El joven iraní describió sus experiencias dolorosas en Irán y dijo que la situación de sus hermanos en la fe en esa nación, es muy intensa, pues se enfrentan a todos los problemas anteriormente mencionados y por desgracia, a veces terminan en el estrés, la tortura, detenciones a largo plazo e incluso amenazas de muerte".

Aumento de las amenazas y la salida del país

"Después de que nuestra iglesia en la casa fue descubierta por las autoridades, huí a la ciudad de Urmia y pasé la noche con un amigo en esa ciudad. Al día siguiente me enteré de que las autoridades de seguridad habían irrumpido en mi casa. Así que decidí salir del país para evitar ser arrestado. Después de algunos días, cuando llegué a Turquía También he oído que los agentes de seguridad allanaron la casa de mi padre en Semnan. Mostraron a mi familia una orden de arresto. Durante el allanamiento se confiscaron algunos objetos personales de mi hermano como su ordenador, CDs y algunos de sus libros".

A continuación, las autoridades judiciales y de seguridad, a raíz de una orden emitida el 29 de octubre de 2011 por la Audiencia Provincial, confiscaron todas mis pertenencias y ahorros que había logrado con mi trabajo, incluso enviaron una carta a mi trabajo donde les ordenaban mi despido. También enviaron varias citaciones a la casa de mi padre, diciéndole que comparezcan  ante el tribunal revolucionario de Semnan. Pero antes de todo esto ya había dejado el país y llegado a Turquía.

Llamamiento a la Comunidad Internacional

Abdol-Rahman Mohammad Pouri abriga la esperanza de un día todas las religiones, los intelectuales y disidentes sean capaces de expresar sus opiniones y de que nadie sea encarcelado, torturado o ejecutado por sus creencias. También hizo un llamamiento a la comunidad internacional y organizaciones de derechos humanos para ejercer presión sobre el gobierno de Irán, para que libere a los seguidores de diferentes religiones y los intelectuales que se oponen a este régimen que viola los Derechos Humanos y oprime a la gente de manera indiscriminada.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario