domingo, 18 de diciembre de 2011

En Arabia Saudí convertirse al cristianismo se paga con la pena de muerte

A raíz de la escandalosa decapitación de una supuesta bruja en Arabia Saudí, Amnistía Internacional ha publicado un artículo en contra de la pena de muerte, indicando que muchas de las acusaciones que se presentan por este cargo, se le imputan a personas que han reclamado su derecho a la libertad de religión y expresión.

Cabe destacar que en el Estado Islámico, se aplica la ley capital a una gran cantidad de delitos, que van desde el asesinato y la violación hasta la apostasía (abandono del islam), la blasfemia (contrá Alá y el profeta Mahoma), la brujería y los delitos relacionados con drogas. En lo que va corrido del año se han ejecutado a 79 personas por estos cargos, algunos de ellos conversos al cristianismo.

En Arabia Saudí, reina una rígida monarquía absoluta. Sus habitantes son wahabitas, es decir, musulmanes ultra ortodoxos y muchas veces intransigentes. Se consideran los guardianes de los lugares santos de La Meca y de Medina y consideran toda Arabia como un lugar santo musulmán donde no puede ser admitido ningún otro culto. Es una zona que recuerda en algo el tiempo de las catacumbas. Oficialmente los sacerdotes no pueden entrar y no están admitidas celebraciones públicas, sólo se puede celebrar misa en las embajadas. Los católicos pueden rezar sólo en sus casas, sin reunirse con otras personas, incluso si son parientes o amigos. Entre 1979 y 1985 algunos sacerdotes fueron descubiertos, arrestados, encarcelados y expulsados. Muchos cristianos, sorprendidos mientras rezaban, han recibido el mismo trato. 

En Arabia existe una policía religiosa muy eficaz, que interviene inmediatamente cuando sospecha que se está celebrando una reunión religiosa no islámica. Todos los intentos realizados por la Santa Sede y especialmente por Juan Pablo II para mejorar esta situación no han dado hasta ahora ningún resultado positivo. 

Fuente: 
GREMOLI, G. Diario "La Razón", Madrid 4 de mayo de 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario