viernes, 25 de noviembre de 2011

Santa Catalina de Alejandría

Santa Catalina de Alejandría,
de Caravaggio.
25 de Noviembre

Nació hacia el 290 en el seno de una noble familia de Alejandría en Egipto. Dotada de una gran inteligencia destacó, muy pronto, por sus extensos estudios que la situaron al mismo nivel que los más grandes poetas y filósofos de la época. Tuvo una experiencia fuerte con Cristo y a partir de entonces decidió consagrarle su vida, considerándose, desde ese momento, su prometida. 

El Emperador Maximiano acudió a Alejandría para presidir una gran fiesta pagana. Catalina con solo 18 años de edad, aprovechó esta ocasión para presentarse ante el Emperador y reclamarle por sus crueles ataques a los cristianos, lo que despertó su cólera. Al ver la inteligencia de la joven y gracias a su prestigio, por medio de algunos sabios filósofos intentó, sin éxito, que desistiera de su fe. Por el contrario ante las palabras de la santa, los sabios quedaron conmovidos y se convirtieron, pues Catalina les demostró lo inicuo de la adoración a los dioses paganos.

Tal fue la rabia del Emperador, que hizo ejecutar a los sabios y ordenó, que torturaran a Catalina utilizando para ello una máquina que tenía unas ruedas guarnecidas con pinchos. A pesar de tan grande tormento, la santa se mantenía firme en su fe y se abandonaba en las manos de Jesús. El Emperador al ver que no moría, ordenó su ejecución y fue decapitada.

Aunque por mucho tiempo, por causa de las muchas leyendas que adornan la figura de esta santa y por la semejanza con la historia de Hipatía (la filósofa pagana), se puso en duda su existencia, pero lo cierto es que su nombre aparece en el martirilogio romano y en muchas historias de diversas fuentes, que coinciden en ciertos datos que dan luz a una narración alejada de mitos. Su tumba se halla al pie del Monte Sinaí, en el monasterio que lleva su nombre dando motivo a peregrinaciones de todo el mundo, especialmente apreciada por los peregrinos de Tierra Santa.

El martirio de Santa Catalina de
Jacopo Bassano.
Hoy que tantos cristianos son constantemente atropellados por el odio a la fe en Egipto, pidamos al Señor, por intercesión de Santa Catalina de Alejandría, puedan algún día alcanzar la paz y la armonía.

Oración
Señor y Dios nuestro, que has querido contar a Santa Catalina de Alejandría en el número de los santos con la doble corona de la virginidad y el martirio, concédenos, te rogamos, vencar con fortaleza el espíritu del mal y conseguir de este modo la gloria del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Fuentes
LEON C., Enciclopedia Católica.
MARTÍNEZ, J., Año Cristiano

No hay comentarios:

Publicar un comentario