jueves, 24 de noviembre de 2011

San Andrés Dung-lac y compañeros mártires

San Andrés Dung-lac y compañeros mártires.
24 de Noviembre

Vietnam es un país muy sufrido. Quizá hemos escuchado hablar de él por la guerra, o por la matanza de 2 millones de personas por el régimen de Pol Pot. Pero lo que muy pocos saben, es que la Iglesia Católica en Vietnam es muy floreciente a pesar de que desde hace más de 400 años no ha dejado de ser perseguida. Desde 1645 a 1886 se dieron 53 edictos de persecución por parte de los reyes, sin considerar que el gobierno comunista ha perseguido implacablemente a los católicos de estas tierras en las últimas décadas también. Más de 130.000 mártires han dado su vida por la fe en ese país asiático.

El antiguo refrán que dice: «sangre de mártires, semilla de cristianos» se ha cumplido en Vietnam. En el siglo XVI, el misionero francés Alejandro de Rodhes inició la evangelización de este país. No tardó en ser expulsado, pero la semilla estaba sembrada y los fieles vietnamitas demostraron una admirable fidelidad al Evangelio. Con el paso de los siglos, misioneros de distintas Órdenes Religiosas siguieron evangelizando en los tiempos en los que había una relativa paz, pero una y otra vez los católicos fueron perseguidos y asesinados. 

Andrés era hijo de padres no creyentes que lo vendieron a un catequista. El catequista lo lleva a una misión, en donde el niño Andrés aprendió a amar a Jesucristo de tal manera que al poco tiempo, ya estaba enseñando a los otros como catequista. Su amor al Señor se fue incrementando en medio de las dificultades que sufría la Iglesia y descubre el llamado del Señor al sacerdocio. Sigue sus estudios teológicos y es ordenado el 15 marzo de 1823. Realiza su apostolado en varias parroquias hasta que es arrestado en la persecución del rey Minh-Manh. Es liberado y clandestinamente atiende sacramentalmente a sus fieles. 

Arrestado nuevamente el 10 de noviembre de 1839 y trasladado a la prisión de Hanoi, es interrogado y se le invita a apostatar de la fe, a lo que naturalmente se niega. Su condena: ser decapitado y la sentencia se cumple el 21 de diciembre en 1839. 

Junto con San Andrés, la iglesia celebra en el día de hoy la memoria de otros 116 mártires, entre ellos hay obispos, religiosos, catequistas y laicos.

11 españoles: todos Dominicos: 6 Obispos, 5 Sacerdotes;
10 franceses: todos de las Misiones Extranjeras de París: 2 Obispos, 8 Sacerdotes;
96 vietnamitas: 37 Sacerdotes (11 de ellos dominicos) y 59 laicos (entre ellos: 1 seminarista, 16 catequistas, 10 terciarios dominicos y 1 mujer).

Y fueron ajusticiados de las siguiente manera:

75 condenados a la decapitación,
22 condenados a ser estrangulados,
6 condenados al fuego, quemados vivos,
5 condenados al desgarro de los miembros del cuerpo,
9 muertos en la cárcel debido a las torturas.

Oración
Oh Dios, fuente y origen de toda paternidad, tú hiciste que los santos mártires Andrés y sus compañeros fueran fieles a la cruz de Cristo, con una fidelidad que llegó hasta el derramamiento de su sangre; concédenos, por su intercesión, que difundamos tu amor entre nuestros hermanos y que nos llamemos y seamos de verdad hijos tuyos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Fuente
Prelatura de Ayaviri-Vietnam, San Andrés Dung-lac y 116 compañeros mártires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario