martes, 29 de noviembre de 2011

El ejemplo de los 1.500 mártires víctimas del comunismo, canonizados por la Iglesia Ortodoxa Rusa

Georgij Mitrofanov, Sacerdote
ortodoxo y profesor ruso.

Resumen/Religionenlibertad. “Los más de mil quinientos nuevos mártires y confesores elevados a los altares de la Iglesia rusa constituyen sólo una pequeña parte de la multitud de santos ortodoxos que han conseguido el triunfo histórico espiritual de la Iglesia en medio de las persecuciones comunistas sin precedentes por crueldad y sacrilegio” ha sido la afirmación de Georgij Mitrofanov, sacerdote ortodoxo ruso y profesor de historia de la Academia ortodoxa de San Petersburgo, al intervenir en la conferencia internacional organizada por la Fundación Rusia Cristiana, con el título “Crisis de la humanidad y deseo de felicidad. ¿Qué puede decir la Iglesia hoy?”, en Milán-Italia.

Según el profesor Mitrofanov, “si comparamos las persecuciones sufridas por la Iglesia ortodoxa rusa en el periodo soviético con la de los cristianos de los primeros siglos, las primeras resultaron mayores pero además más crueles y refinadas en sus métodos”.

Para el sacerdote ortodoxo, “el primer deber moral ante Cristo en este periodo de persecución no era tanto la capacidad del cristiano arrestado de profesar a Cristo con palabras durante los interrogatorios sino la capacidad de resistirse, bajo tortura, y de no reconocer los delitos falsos que se les imputaban ni la complicidad de personas inocentes”.

Finalmente el prelado destacó que “si el pueblo ruso, que sufrió incalculables pérdidas humanas, históricas y culturales en el camino que lo llevó a superar la pretensión de construir el paraíso en la tierra, reveló a todo el mundo el carácter utópico y estéril del comunismo, la Iglesia ortodoxa rusa que opuso a los perseguidores del cristianismo la multitud de sus nuevos santos y confesores, mostró al mundo la invencibilidad de la Iglesia en su lucha espiritual contra una de las concepciones más terribles en la historia de la humanidad”. Fin

FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario