sábado, 12 de noviembre de 2011

¿Discriminación de cristianos en Occidente?

Nadia Eweida, despedida por
llevar cruz en el cuello.
Autor: Fr. Sergio Pereira O.SS.T.

Por lo que se ve en las últimas noticias, en las naciones occidentales, cuya historia y desarrollo han sido forjados gracias a la influencia del cristianismo, no solo mantienen un alarmante silencio frente a la situación de persecución que viven los cristianos en medio Oriente y en otras partes del globo, sino que además en ellos mismos se está dando una discriminación religiosa indirecta en los colegios, universidades y centros de trabajo. Esto sin contar que muchas políticas en estos Estados son abiertamente anticristianas.

Recientemente en Reino Unido por ejemplo, a Nadia Eweida, azafata de la compañía aérea British Airways; y Shirley Chaplin, enfermera, fueron suspendidas de sus trabajos por llevar una cruz en el cuello. Además de ellas, está el caso de Lilian Ladele, despedida de la administración municipal por negarse a oficiar "matrimonios homosexuales"; y Gary McFarlane, terapeuta expulsado de su trabajo por no querer ofrecer terapia sexual a parejas homosexuales.

Para el colmo de males hasta orar por un paciente se ha convertido en delito, como es el caso de Carline Petrie, a quien hace tres años, suspendieron del hospital por acompañar a una paciente a orar, la acusan de haber violado el código de conducta sobre igualdad y diversidad de su trabajo

Shirley Chaplin, enfermera despedida
por llevar cruz en el cuello.
Lo curioso es que en muchos de estas instituciones, como es el caso de British Airways, por motivos de libertad religiosa, se les permite a hinduístas llevar turbantes y a musulmanes llevar el velo. Ahora evidentemente no se trata de atentados antireligiosos, sino abiertamente anticristianos.

Por otra parte,  Lorna Mendoza, Julita Chang y otras diez enfermeras en New Jersey (Estados Unidos) habían sido amenazadas con el despido del University of Medicine and Dentistry, por negarse a asistir en abortos, los cuales son legales desde hace mucho en el Estado federal.

En ambas naciones se está violando expresamente la libertad que tienen estos ciudadanos de manifestar públicamente su fe y el derecho a la objeción de conciencias. No se trata aquí de un victimismo cristiano frente a personas o instituciones que hacen los que tienen que hacer porque la ley los cobija, sino del derecho como miembros de una sociedad "democrática" que debería protegerlos cuando se atreven a reclamar sus derechos.

Lorna Mendoza la pueden despedir
por negarse a asistir abortos.
A estas naciones y otras tantas, se les olvida que ellas mismas han firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual entre los artículos 18-21, dice claramente que "toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de Creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".

Entonces bajo que pretextos intentan imponerse sobre estas personas cuyo único pecado es ser cristianos y querer vivir consecuentemente con la doctrina que enseña su Iglesia. Desgraciadamente en otros contextos del Planeta llaman a estas naciones cristianas, porque sus gobernantes hablan en nombre de Dios y de su fe, sin embargo, ni en sus propias tierras de "libertades", los cristianos pueden vivir tranquilos.

FUENTES
http://www.aciprensa.com
Declaración Universal de los Derechos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario