martes, 15 de noviembre de 2011

Beatos Hugo Faringdon y compañeros mártires

15 de Noviembre

Hugo Cook (apellido de su familia), ingresó en el monasterio de Reading, donde ejercía el cargo de subcamarlengo cuando fue elegido abad en 1520. La abadía era importante puesto que incluía un escaño en la Cámara de los Lores, y quien la ocupaba era magistrado condal. El abad Hugo tomó parte activa en la ejecución de esos deberes civiles, mantuvo la disciplina en su monasterio y «no podía soportar» a los predicadores de las nuevas doctrinas, a quienes calificaba de «herejes y hombres sin escrúpulos». Sin embargo, cuando empezó a ejercer el cargo de abad, estaba en muy buenos términos con Enrique VIII. tan es así que el rey le llamaba «mi propio abad». 

El abad llegó incluso a firmar una petición a Clemente VII para que anulase el matrimonio de Enrique y dio a éste una lista de libros que podían ayudarle a defender su causa. En 1536, firmó los artículos de fe de la Convocatoria, que reconocían la supremacía regia sobre la Iglesia de Inglaterra.

Pero con el tiempo el Beato Hugo corrigió sus errores y cuando en 1539, fueron suprimidos los grandes monasterios. Como el abad de Reading se negó a entregar el suyo, fue confinado en la torre de Londres, con el cargo de traición.  

No se sabe en qué términos fue formulada la sentencia; sin embargo, debió aludir indudablemente a la postrera negación de la supremacía regia, pues el mártir Hugo dejó claro que la supremacía de la Santa Sede en lo espiritual era «creencia común de aquéllos que mayor derecho tienen a declarar la verdadera doctrina de la Iglesia en Inglaterra».

Sus compañeros de martirio fueron el beato Juan Eynon y el beato Juan Rugg.

Juan Eynon era un sacerdote de la iglesia de Saint Giles, en Reading, que ya desde antes había tenido dificultades con las autoridades por haber copiado y distribuido la proclama escrita por Roberto Aske sobre la «Peregrinación de Gracia» (1536). 

Juan Rugg era un prebendado de Chichester que vivía retirado en la abadía de Reading. Entre otras cosas, se le acusó de haber conservado una reliquia de la mano de san Anastasio, «sabiendo que Su Majestad ha enviado visitadores a la dicha abadía para que acabasen con tal idolatría». 

Los tres fueron ahorcados, destripados y descuartizados enfrente del monasterio de Reading el 15 de noviembre de 1539. Fueron beatificados en 1895. La Iglesia celebra su fiesta el 14 de noviembre, en cambio, los benedictinos ingleses y la arquidiócesis de Westminster la celebran el 1° de diciembre.

FUENTE
BUTLER, A., Vidas de los santos. 1964.

No hay comentarios:

Publicar un comentario