domingo, 30 de octubre de 2011

Sucesores a la Corona británica ya se pueden casar con católicos

Reina Isabel II de Inglaterra y
Gobernadora de la Iglesia
Anglicana
Londres, 29 de oct. (ACIprensa/EWTN) La Iglesia Católica en el Reino Unido recibió hoy con satisfacción el acuerdo de los 16 miembros de la Commonwealth de eliminar la regla que prohíbe a los herederos a la Corona británica casarse con católicos lo que constituía una "discriminación injusta".

El Arzobispo de Westminster y Primado de Inglaterra y Gales, Mons. Vincent Nichols, señaló que "acojo con agrado la decisión del Gobierno de Su Majestad de dar a los herederos al trono la libertad de casarse con un católico sin ser expulsado de la línea de sucesión"

"Esto eliminará un punto de discriminación injusta contra los católicos y será celebrado no sólo por los católicos sino mucho más extensamente", añadió.

El anuncio lo hizo el Primer ministro británico David Cameron en la ciudad australiana de Perth, explicando que junto con esta modificación se han realizado otros cambios en las reglas de sucesión.

"Hemos acordado abolir la regla que dice que ninguna persona que se case con un católico puede convertirse en monarca", explicó Cameron, considerándola "equivocada" puesto que "tienen libertad para casarse con alguien de cualquier otra confesión". Sin embargo, precisó que el rey debe seguir siendo anglicano porque quien ostenta ese cargo también es oficialmente el gobernador supremo de la Iglesia anglicana.
Según el "Act of Settlement" (Acta de establecimiento) vigente desde 1701, los católicos o quienes se casen con un católico tienen vetado el acceso al trono de Inglaterra.

En 1534 Enrique VIII rompió con la Iglesia Católica porque quería divorciarse de Catalina de Aragón, consiguiendo finalmente la anulación del matrimonio con una serie de presiones y sobornos.

La postura de Enrique VIII se encontró con la oposición de Santo Tomás Moro, famoso abogado y político que como Canciller del Reino renunció a su cargo y se negó a firmar el Acta de Sucesión y de Supremacía que proclamaba al rey cabeza de la Iglesia anglicana y la independencia de Roma.

Por haberse negado a firmar el acta de Sucesión y Supremacía, Santo Tomás fue juzgado, declarado culpable de traición y encerrado en la Torre de Londres. Muchos le pidieron que firme, que ceda, aunque sea disimulando, pero no lo hizo porque prefirió "ser discípulo del Señor antes que del Rey". Fue decapitado el 16 de julio de 1535. (Hasta aquí la noticia de ACI)

Por tonto que parezca, para aquellos que poco o nada entendemos de monarquías, la relevancia de esta noticia radica en que un documento de gran importancia para Inglaterra y la Comunidad Británica de Naciones (Commonwealth), deja de ser discriminatorio con las minorías, en especial con los cristianos católicos, pues esta prohibición tenía nombre propio: rotundamente prohibido a un monarca o un heredero al trono casarse con un católico, pues sería retirado de su puesto.

Entendemos y respetamos que el Rey de Inglaterra deba ser anglicano, pues además de Rey es Jefe de gran Autoridad en esta Iglesia. Sin embargo aprovechamos esta noticia, para orar por reconciliación delos cristianos y que algún día seamos un solo rebaño, bajo la autoridad de un solo Pastor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario