miércoles, 26 de octubre de 2011

Libia adopta la sharia musulmana como fuente de legislación

Recreación de una lapidación.
Trípoli, 26 de oct. (Agencias/InfoCatólica) El presidente del Consejo Nacional de Transición de Libia, Mustafa Abdeljalil, proclamó el lunes pasado en Bengasi ante una marea humana la liberación de todo el país, tras la conquista el jueves de Sirte, el último de los bastiones gadafistas, y la muerte del dictador Gadafi. «Como nación musulmana, hemos adoptado la sharia islámica como fuente de legislación, por lo tanto cualquier ley que contravenga los principios del islam queda legalmente anulada», declaró.

A modo de ejemplo, Abdeljalil explicó que "las leyes del matrimonio que limitan la poligamia son leyes que se contradicen con la sharia, por lo tanto son leyes que quedan rechazadas", momento en el que el público prorrumpió en una gran ovación y se lanzaron fuegos artificiales.

El presidente del CNT agradeció el respaldo demostrado por la Liga Árabe, la UE y la ONU para derrocar a Gadafi. Una resolución de la ONU fue el soporte legal que permitió la intervención aérea de la OTAN, capital para el triunfo de los rebeldes sobre los gadafistas, a partir del pasado 19 de marzo. La intervención finalizará, según se anunció el viernes, el próximo día 31. (...)
Mustafa Abdelrayani, miembro del CNT, explicó que los retos inmediatos son asegurar el país, reabsorber a las milicias, construir un nuevo Ejército y una nueva Policía y normalizar la educación. (Hasta aquí la noticia de infocatólica).

La Sharia o ley islámica es el cuerpo de Derecho islámico, un código detallado de conducta, en el que se incluyen también las normas relativas a los modos del culto, los criterios de la moral y de la vida, las cosas permitidas o prohibidas, las reglas separadoras entre el bien y el mal. La Sharia rige todos los aspectos de la vida de los musulmanes.

Está adoptada por la mayoría de los musulmanes. Asimismo puede ser formalmente instituida como ley por ciertos Estados y los tribunales pueden velar por su cumplimiento.

Dentro de la sharía existe un tipo específico de ofensas conocidas como las ofensas hadd, castigadas con penas severas, tales como la lapidación, los azotes y aun la amputación de una mano. Sin embargo, no todas estas penas se adoptan universalmente en los países islámicos. Arabia Saudí, afirma vivir bajo el imperio de la sharía en toda su pureza, y aplican las penas mencionadas ante las ofensas hadd.

La sharía, además, incluye como graves faltas el ser homosexual, la desobediencia de las mujeres hacia la autoridad del padre o el esposo, las relaciones con infieles pertenecientes al mundo no islámico y el no cumplimiento de las normas de vestimenta de las mujeres, a las que, en caso de incumplimiento, se considera inmorales y culpables en caso de violación.

Para los cristianos la sharia parecería una opción agradable, pues la ley debe proteger a los cristianos, sin embargo, en los Estados donde gobierna la ley islámica, los cristianos son ciudadanos de segunda categoría, no pueden ejercer cargos públicos representativos, ni mucho menos predicar su doctrina a un musulmán, en ese caso sería considerado como una blasfemia (la mayor parte de acusaciones sobre blasfemias, van dirigidas a cristianos) y el musulmán convertido debe pagar con la pena capital: la muerte.

Esta ha sido la elección de Libia, a esto es lo que las mismas naciones "cristianas" de occidente han apoyado, esperemos que sean capaces de aceptar su responsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario