sábado, 22 de octubre de 2011

A la muerte de Gaddafi ¿Cómo queda Libia?


Gaddafi

La noticias más importante que sostenían los diarios y páginas de internet en el día de ayer era la muerte del líder libio Muammar Gaddafi, sin embargo nada aclara los acontecimientos de cómo sucedió tal hecho. Rondan  eso sí, fotos por doquier de su cuerpo sin vida y las de otros identificados como su hijo Muttasim y su primo Abdallah Senoussi.

Ahora ante una nación que se queda "sin gobierno" se corre el riesgo de que se acreciente la desconfianza entre las diferentes tribus, las regiones, los islamistas y el mismo gobierno de la liberación. En un escenario así, la certeza de la muerte de Gadafi no quiere decir que ha terminado la guerra.

El pueblo Libio ya fue convocado a elecciones presidenciales y parlamentarias en un plazo de 20 meses. En este período deberán preocuparse por alcanzar su soberanía y democracia independiente de la influencia de las potencias “aliadas”. Si la comunidad internacional permite que se impongan modelos extrangeros de parlamentarismo o democracias liberales, debe considerar la opción de declararse culpable a la hora de presentarse las violaciones hacia los derechos humanos, fue lo que sucedió en Afganistán, es lo que sucede hoy en Irak y sib ánios de pesimismos es lo que sucederá en Libia.

El pueblo libio no puede ser un un conejillos de indias de las naciones que poco o nada les importa la estabilidad política o ecónomica de este, más que sus riquezas, en especial su petróleo. La ONU y las demás naciones del mundo deberán estar atentas. Esto que llaman "La Primavera Árabe" de seguro no es una simple revuelta más y más tarde tendrá sus consecuencia. Una de estas consecuencias tiene nombre: violación de los derechos universales del hombre y de la mujer, donde generalmente sufren las minorías.

Que curioso que una de esas tales  minorías en Libia sean los cristianos, que como siempre acusados de apoyar al gobierno dictatorial sufren persecución hoy. Varios miembros de tribus cristianas han sido asesinados, por revolucionarios fundamentalistas, las noticias los meten a todos como bajas de la guerra, cuando en realidad son "los falsos positivos libios". Pero ¿Quién habla de esto?, de seguro hay cosas más importantes que la vida de una persona, y no se trata de una guerra religiosa, sino de la estabilidad de una nación, por lo que los cristianos muertos son un número más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario