domingo, 23 de octubre de 2011

La libertad de cultos se ve amenazada hoy por una mentalidad anti-religiosa

El papa recibe al embajador holandés
ante la Santa Sede
VATICANO, 21 Oct. 11. Al recibir las credenciales - el pasado 21 de oct.- del nuevo embajador de los Países Bajos ante la Santa Sede, Joseph Weterings, S.S. Benedicto XVI resaltó que la Iglesia Católica siempre ha estado de parte de la justicia y la recta razón.

El Santo Padre señaló además, que la labor principal de la Santa Sede es "la articulación de los principios éticos que deben sustentar el orden social y político, y llamar la atención sobre la necesidad de actuar para remediar a la violación de dichos principios". Es obvio que sus principios son basados en la fe cristiana, pero, el Papa reconoce que "el cristianismo ha señalado siempre a la razón y la naturaleza como fuentes de las normas en que debe asentarse un estado de derecho".

Por lo tanto el diálogo diplomático en el que la Santa Sede se compromete no se desarrolla en el terreno confesional ni en el pragmático, sino "en el de los principios de aplicación universal que son tan reales como los elementos físicos del entorno natural".

El Papa subrayó luego que "la Iglesia pretende promover la justicia natural cuando actúa dando voz a los que no la tienen y defendiendo los derechos de los indefensos, incluyendo a los pobres, los enfermos, los no nacidos, los ancianos, y los miembros de los grupos minoritarios que sufren una discriminación injusta".

Reconociendo humildad que muchas veces los cristianos, no están siempre a la altura de los altos estándares morales que proponen sus enseñanzas, Su Santidad advirtió que, "la Iglesia no puede hacer otra cosa que seguir instando a todas las personas, incluidos los que forman parte de ella, a tratar de hacer lo que está de acuerdo con la justicia y la recta razón y de oponerse a lo que es contrario".

El Papa mostró cierta preocupacción por el orden mundial, cuando señaló los puntos relativos al trabajo en conjunto con los países bajos: la promoción de la paz a través de la resolución de los conflictos en curso, la oposición a la proliferación de armas de destrucción de masas, el fomento de la autosuficiencia de los países emergentes y la defensa de la dignidad humana.

Benedicto XVI felicita al gobierno holandés por los avances en la desincentivación del consumo de drogas y la prostitución, y y expresó su alegría por la promoción de la libertad religiosa en Holanda, ya que esta "se ve amenazada no sólo por las limitaciones legales en algunas partes del mundo, sino por una mentalidad anti-religiosa en muchas sociedades, incluso en aquellas donde la libertad de religión goza de la protección de la ley".

Finalmente el Papa espera que el gobierno holandés continúe "vigilando para que la libertad de religión y la libertad de culto sigan siendo protegidos y promovidos, tanto en su país como fuera de él".

No hay comentarios:

Publicar un comentario