jueves, 27 de octubre de 2011

La falta de una buena formación en líderes religiosos alimenta los fundamentalismos

Islamabad, 26 de oct. En recientes declaraciones (Gaudium Press), Paul Bathi, consejero especial para el primer ministro encargado de las minorías religiosas en Pakistán y hermano del asesinado Shabhaz Bathi, antiguo ministro para el mismo cargo y fiero defensor de los derechos de Asia Bibi, la joven católica condenada a muerte por "ofender a Mahoma", asegura que "el caso de Bibi es un trágico caso pero no es el único, hay centenas de personas que sufren los abusos de la ley sobre la blasfemia".

"La ley sobre blasfemias hace que un insulto al Corán sea condenado con cadena perpetua y una ofensa a Mahoma con la pena de muerte", afirma Bathi, entre tanto las minorías religiosas del país son las que más sufren, en epecial los cristianos, pues cuando se quieren arreglas asuntos personales, es muy fácil lanzar una condena de blasfemia y hacer que se les arreste e incluso condene a muerte, aún siendo inocentes. En muchos casos, como el de Asia Bibi, con el apoyo de los imanes (líderes religiosos islámicos).

El Imán Yusef Qureshi, de Peshawar, ha ofrecido casi 4.400 dólares a quien mate a l joven católica y para Paul Bathi, el hecho de que muchos imanes como este, por una parte, insiten a la violencia contra los cristianos y defiendan asesinos y terroristas por otra, es una muestra de que "urge una instrucción de nivel universitario para todos los imanes, para frenar las escuelas de pensamientos fundamentalistas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario