lunes, 17 de octubre de 2011

Emmanuel Kelly


Su historia de lucha y superación conmueve a australianos y extranjeros luego de su primera audición en un reality show de Australia, pero pocos saben que detrás de ella están la dedicación de su madre adoptiva, una reconocida católica, y las Misioneras de la Caridad, fundadas por la Beata Teresa de Calcuta.

Emmanuel no sabe cuándo nació pero sí sabe que está vivo gracias a que unas monjas lo rescataron junto a su hermano Ahmed cuando era muy pequeño. "Estábamos en una caja de zapatos, en medio de una zona de guerra", recuerda. Los hermanos conservan las huellas de la guerra química en Irak y padecen de serias malformaciones en brazos y piernas.


Emmanuel con su Madre Moira y su hermano Ahmed

Moira Kelly, una reconocida católica australiana dedicada a las obras humanitarias y que trabajó por años con la Madre Teresa de Calcuta, encontró a los hermanos en el orfanato de la Misioneras de la Caridad en Bagdad, los adoptó y los crió en Australia donde recibieron tratamiento médico, rehabilitación y mucho amor.

Kelly decidió dedicar su vida a la caridad cuando era niña tras ver un documental sobre la labor de la Madre Teresa, hoy dirige la organización humanitaria Children First Foundation y ha recibido numerosos reconocimientos por su labor, especialmente por velar por unas niñas siamesas de Bangladesh –unidas por la cabeza–, que fueron operadas con éxito y hoy se rehabilitan con ayuda de su organización.

Emmanuel asegura que lo que más le gusta es cantar. Su audición fue la más aplaudida y conmovedora del certamen. El testimonio de valor, coraje y amor familiar que compartió en su audición está dando la vuelta al mundo a través de las redes sociales.

En medio de la guerras y persecusiones se levanta la voz de Dios, en las voces de todos aquellos que proporcionan una luz de esperanza. Gracias a Moira y a las hermanas de la caridad por su gran labor de redención, gracias a Emmanuel (Dios con nosotros) por el coraje de contar su testimonio.


3 comentarios:

  1. Gracias por mostrarnos este testimonio, me pareció hermoso,quedé profundamente conmovida.

    ResponderEliminar
  2. Qué bien mi quierido fraile por todo lo que estás haciendo por dar a conocer a Cristo. Sigue adelante. Y por cieto es muy bonito el testimonio. ¿Es tuyo el blog?

    Un fuerte abrazo.
    Tu hermana en Dios Trinidad.
    Sor Ángela María.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias hermanita,desde hacía mucho tiempo tenía el deseo de dedicar un blog a los cristianos perseguidos, y trato de sacar un poco de mi tiempo libre para buscar noticias y para escribir de lo poco que se. Siento que debemos alzar nuestras voces y oraciones por nuestros hermanos que no pueden hacerlo.

    ResponderEliminar