jueves, 13 de octubre de 2011

Ejército egipcio niega toda responsabilidad en muerte de coptos en protesta

Como era de esperar el ejército egipcio se declaró hoy inocente de haber matado a manifestantes cristianos coptos en los disturbios del domingo en El Cairo, que causaron al menos 25 muertos, y acusó a personalidades de esta minoría religiosa de incitar a la violencia. "Hoy estamos frente a una realidad: la policía militar no disparó contra los manifestantes", afirmó en una rueda de prensa (según Mohamed Siali del ABC de Londres) el portavoz del Consejo Superior de las Fuerzas Armadas Adel Emara.

Emara dijo que: "los 300 soldados que protegían este edificio no disponían de armas de fuego" claro lo rojo que escurría del cuerpo de los cristianos provenía seguramente del tomate que utilizaron los militares para "defenderse".

"¿Quién mató a los que fallecieron durante los sucesos? (...) Esta es la pregunta. Estamos buscando la respuesta, pero ¿son las fuerzas armadas quienes los abatieron? Es seguro que no", explicó Mohamed Hegazi, otro portavoz de la Junta Militar. Esta pregunta quedará en el aire sin una respuesta merecida, lo increible es que aún se siga pensando que ellos van hablar con la verdad y se van a declarar culpables. Sin embargo las víctimas, para la junta militar pasan a ser los victimarios, pues según ella, se registraron víctimas mortales entre los militares, aunque no se ha anunciado su número "para no dañar la moral de las Fuerzas Armadas". Además, el general desmintió de forma tajante que vehículos conducidos por militares atropellasen a civiles, como han denunciado testigos presenciales y heridos en los disturbios, y señaló que "si eso sucedió, fueron otras personas las responsables".

La ambigüedad en las declaraciones del ejército egipcio resale al buscar a los culpables entre "ciertas personalidades" coptas, ya que según ellos, fueron los coptos los que incitaron a la violencia, aprovechándose de "una protesta legítima" para crear el caos.

Es claro que las políticas basadas en la  revolución islámica no van a favor de las minorías, mucho menos cuando son cristianas, pues aunque los cristianos lleven quinientos años más de presencia en Egipto que los musulmanes, siempre serán considerados como ciudadanos de segunda categoría o peor aún como extrangeros en sus propias tierras.

Oremos hermanos por los cristianos que sufren esta persecución en Egipto y que cada día se recrudece más y más, para que el Señor les conceda la gracia de mantenerse firmes en la fe y la esperanza de volver a vivir la paz. Oremos también por los musulmanes para que tomen conciencia de que la verdad no se impone por el poder de las armas,  sino por el  peso de la verdad misma. Que el Señor no les mire sus culpas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario